Dientes blancos: El aplaudido y galardonado debut de Zadie Smith

La joven escritora presenta una ciudad cosmopolita y multicultural, donde la diferencia entre generaciones crea importantes conflictos.

Zadie Smith es, por lejos, uno de los grandes hallazgos de la literatura inglesa. Esta joven nacida en 1975 en Londres, de madre jamaicana y padre inglés, ha recibido la ovación de la crítica especializada, así como también importantes reconocimientos entre los que destacan los premios Whitbread, James Tait Black Memorial, el Premio para Primer Libro de los Escritores de la Commonwealth y The Guardian, todos ellos por su primera novela Dientes Blancos.

En esta novela, Smith presenta una ciudad distinta de la que imaginamos al invocar Londres en nuestras mentes; no encontraremos el Támesis, el Big Ben o la realeza. Lo que nos presenta la escritora está lejos de ser una ciudad turística o lo representado por los medios de comunicación: Zadie Smith se atreve a mostrar una Londres multicultural, con habitantes provenientes de todas partes del mundo y una fuerte crítica al legado colonial dejado por el ex Imperio.

Los protagonistas son Archibal y Samal, amigos desde que combatieron juntos en el ejército británico durante la Segunda Guerra Mundial. El primero es un hombre inglés que tras un fallido matrimonio conoce a Clara, una joven proveniente de una familia jamaicana que profesa la religión de los Testigos de Jehová. Samad por su parte, es un guapo bengalí que guarda cierto parecido con Omar Sharif, profesa el Islam y está casado con Alsana, una mujer, que al igual que Clara, es mucho menor que su marido. La amistad que Archibal y Samal comparten por tantos años, termina por unir también a Clara y Alsana, quienes se embarazan prácticamente al mismo tiempo por lo que también comparten los problemas del matrimonio y la crianza, la que se hace cada vez más difícil a medida que crecen los hijos, cuando estos llegan a la adolescencia, las diferencias con sus padres aumentan.

dientes-blancos-zadie

Zadie Smith retrata con detalle, ironía y humor, la vida de estas familias; los miedos de las madres, la rebeldía de los hijos, y los largos diálogos que Archibald y Samal sostienen en el O’Connel, una cantina que de irlandesa sólo tiene el nombre y sirve de refugio para estos amigos. Smith se apropia en su novela de la crítica poscolonial, problematiza de manera íntima y humana la diferencia entre el colonizador y el colonizado, grafica la huella colonizadora en India y Bangladesh (países de los que provienen Samad y Alsana respectivamente), presenta la discriminación sufrida por Irie, la hija de Clara y Archibald por el hecho de tener su piel de color negro igual que su madre, así como también deja en evidencia las diferencias existentes entre los habitantes ingleses y los provenientes de ex colonias, que comparten una misma nación.

Dientes blancos es, sin lugar a duda una gran novela que, con tintes de humor e ironía, retrata como fiel testigo la realidad de nuestro tiempo en la gran capital inglesa.

Más sobre Literatura Contemporánea

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X