El Principito, 70 años de esta magnífica obra

Este maravilloso libro que nos cautivó de niños, cumple este mes 70 años, durante los cuales niños y adultos hemos podido aprender de la amistad y de la simpleza de la vida.

La historia, escrita por Antoine de Saint-Exupery un piloto francés durante la Segunda Guerra Mundial, narra la historia de un aviador que se encuentra solo en el desierto del Sahara, donde conoce al principito, un niño muy especial que le demuestra lo distinto que piensan los niños de los adulto.

El aviador, que ya no recuerda su niñez, queda asombrado con las reflexiones de este joven de rizos rubios y mirada transparente, que proviene de un pequeño planeta, el asteroide B612. Cuando se conocen, el principito lo primero que le pide al aviador es que le dibuje un cordero, extraña petición que hace recordar al aviador que de niño le encantaba dibujar pero que dejó de hacerlo porque los adultos le decían que no tenía talento.

El Principito

Foto: Agencias

Pero, ¿por qué el principito le pide al aviador que le dibuje un cordero? El principito vivía en su pequeño asteroide preocupado de arrancar las raíces de los baobab y piensa que un cordero lo puede ayudar comiendo las raíces de estos árboles que ponen en peligro su hogar.

En su asteroide, el principito se preocupa de cuidar a su rosa, la única de su pequeño planeta, una flor hermosa y vulnerable, que es vanidosa y orgullosa, pero que el principito sigue cuidando con un amor incondicional. En la relación del principito con su rosa podemos aprender que la apariencia no lo es todo, y que debemos valorar no sólo las palabras, sino también las acciones.

Un día, nuestro principito decide huir de su hogar y en su paseo se detiene en un asteroide donde vivía un rey, quien le explica sobre la autoridad y que encuentra en el principito a su primer súbdito. En el segundo asteroide que visita se encuentra con un hombre muy vanidoso, el más hermoso de su planeta (aunque vive solo) y cree que el principito es su admirador. En su tercera visita, el principito conoció un borracho que toma para olvidar la vergüenza, esta breve visita causó al principito una gran tristeza. En el cuarto planeta que visitó conoció a un hombre de negocios que estaba solo y se preocupaba únicamente de números y sacar cuentas. En su visita por el quinto planeta se encontró con un farolero que prende y apaga su farol sin parar, y que no tiene tiempo para hacer otras cosas ya que debe estar trabajando con su farol. Ya en el sexto planeta, se encuentra con un hombre que escribe u gran libro, este hombre es un geógrafo, pero que no sabe si su planeta tiene ríos, mares o montañas, ya que siempre está sentado escribiendo su libro, ya que él es muy importante para andar buscando ríos y montañas.

Así, después de conocer seis hombres, uno autoritario, otro vanidoso, un ebrio, uno que sólo se preocupa de números, un farolero trabajólico y un geógrafo que se cree muy importante, el principito llega a la tierra.

Al llegar a la tierra, el principito experimenta al comienzo la soledad, y luego una gran decepción al encontrar muchas rosas y recordar que la rosa de su planeta le había dicho que ella era única. Luego se encuentra con un zorro, que le pide que lo domestique para que estén siempre juntos. El zorro le enseña al principito sobre la amistad, y la felicidad, entregándole su gran secreto: “no se puede ver sino con el corazón. Lo esencial está oculto a los ojos.”

Así continúa la visita del principito por la Tierra, donde se encuentra con el aviador a quien le cuenta esta maravillosa historia y estrecha una hermosa amistad.

Antoine de Saint-Exupery nació en Francia en 1900 y muere el año 1944 mientras piloteaba un avión que fue atacado por los alemanes. Nunca se encontraron rastros de su cuerpo, pero su lección sobre la amistad permanece dentro de todos nosotros.

Más sobre Literatura Contemporánea

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X