Jane Eyre: la heroína victoriana de Charlotte Brönte

Esta novela, uno de los íconos de la literatura victoriana, nos narra la historia de Jane Eyre, una mujer que día a día aprendió a fortalecer su voluntad.

Nacida en Inglaterra, en 1816, Charlotte Brönte compartió con sus hermanas Emily y Anne la pasión por la literatura.

Publicada en 1847, la novela de Charlotte Brönte nos muestra, hasta el día de hoy, que hay valores y sentimientos que no cambian.

Jane Eyre

Foto: EFE

El libro fue adaptado nuevamente a la pantalla grande este año.

Jane Eyre narra la vida de una joven inglesa desde pequeña, dejada al cuidado de la Señora Reed, viuda de su tío, (hermano de su madre) donde siempre es sometida a castigos y humillaciones, tanto por parte de su tía como de sus primos, sólo un par de años mayores que ella. Durante los años que Jane vive en casa de su tía, podemos ver que es víctima de injusticias y castigos, y que quien es la persona más cercana a ella es  Bessie, la haya, quien sólo le demuestra afecto en privado, y cuando la niña está muy necesitada de él. Jane es una niña inquieta, que hace preguntas incómodas para los adultos que la rodean y lucha contra la injusticia, lo que para algunos la hace ver como insolente y mal educada. Esta conducta hace que su tía, que no la quiere, pierda siempre la paciencia con ella, castigándole en reiteradas ocasiones.

A sus 10 años, Jane es enviada, por su tía que ya no la aguanta,  al internado de Lowood, un lugar inhóspito donde pasa frío y hambre, y le cuesta mucho acostumbrarse, recuerda los lujos y la buena comida que había en la casa de su tía Reed, además de no explicarse por qué las reglas son tan estrictas, pero al pasar del tiempo, aprende del rigor, se hace de amigas y seis años después se convierte en profesora del instituto, donde ejerce por dos años. Es a los dieciocho años cuando Jane, que se ve abandonada por su mejor amiga que contrae matrimonio y deja el internado, decide cambiar el rumbo de su vida, consiguiendo un trabajo como institutriz.

Es en su trabajo como institutriz, donde enseña a Adela, una pequeña niña que viene de Francia, donde conoce al señor Róchester y experimenta por primera vez el enamoramiento. La relación entre Jane y Róchester es distinta y poco habitual, ella es joven, tiene sólo dieciocho años, mientras que él, ya tiene treinta y cinco, una diferencia que en esos tiempos era muy importante. Desde que se conocen, Jane siempre está nerviosa frente a la presencia de Rochester, quien conoce los sentimientos de Jane y se enamora perdidamente de ella, pidiéndole matrimonio.

Como es de esperar, este matrimonio no puede efectuarse y Jane, se aleja de Rochester, dejando todos los regalos que este le hizo para no deberle nada y poder olvidarlo. Pero como una buena novela romántica, después de un tiempo Jane vuelve a reencontrarse con su amado Rochester para no separarse nunca más.

En esta novela, Charlotte Bronte expone el romanticismo en cada una de sus páginas, con una narrativa descriptiva que nos adentra en los sentimientos de la protagonista, su carácter, que va forjando a medida que atraviesa por distintas situaciones adversas y también las costumbres de la Inglaterra post colonial.

Hay algo particular en Jane Eyre; la protagonista no tiene gran belleza, de hecho, durante el relato, muchas veces le dicen a Jane que ella no es linda, pero finalmente tiene su final feliz.

Más sobre Literatura Contemporánea

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X