Pedro Lemebel, la trayectoria de un escritor rupturista

El escritor nacional, de 62 años, padecía un cáncer a la laringe. Fue muy cercano a intelectuales como Pía Barros, Diamela Eltit, Nelly Richard y Raquel Olea.

Poco se le veía últimamente. Su última aparición pública fue el día ocho de enero, cuando varios artistas le rindieron homenaje en el contexto del Festival de Teatro Santiago a Mil, realizado en el centro GAM. El, en su silla de ruedas recibió el aplauso y el cariño cargado de emoción. Dado su delicado estado salud, Lemebel pasó sus últimos días internado en la Fundación Arturo López Pérez (FALP).

lemebel

La trayectoria rupturista de Lemebel nos lleva a su performance “Las Yeguas del Apocalipsis” realizada junto a Francisco Casas, siendo parte de la corriente de la contracultura, obedeciendo a su estilo franco y rupturista, haciendo presentes temáticas como la homosexualidad, el feminismo y el comunismo. Dadas estas temáticas, fue muy cercano a intelectuales como Pía Barros, Diamela Eltit, Nelly Richard y Raquel Olea entre otras.

Dentro de su obra literaria, Lemebel destaca en la narrativa con novelas como Tengo miedo torero, y las antologías de crónicas como Zanjón de la Aguada, La esquina de mi corazón, Adiós mariquita linda, De perlas y cicatrices  y Loco afán, además de numerosas publicaciones en diversas antologías de relatos chilenos y latinoamericanos. Lemebel fue un activo cronista, profesor de talleres literarios y activista defensor de la igualdad.

En 2014, después de treinta años de trayectoria, Lemebel fue nominado al Premio Nacional de Literatura, reconocimiento que le fue esquivo por la autoridad y que produjo una gran polémica al ser entregado a Antonio Skármeta. El legado de Lemebel tanto en las letras como en la sociedad es infinito e incalculable. Dueño de una pluma virtuosa, y un gran cariño por sus lectores, nunca dejó a nadie con la mano estirada para saludar, abrazar o dar un autógrafo, es por esto que su verdadero reconocimiento lo tiene en todos quienes lo hemos leído o tenido la suerte de conocerlo, o compartir con él aunque hayan sido sólo cinco minutos, y es tarea nuestra mantener vivo su recuerdo y su legado, porque como Pedro Lemebel no hay otro.

Su velorio se realizará desde este viernes en la tarde en la Iglesia de la Recoleta Franciscana, ubicada en Avenida Recoleta 220, mientras que su funeral se realizará el día de mañana en el Cementerio Metropolitano.

Un aplauso infinito para Pedro Lemebel.

Más sobre Literatura Contemporánea

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X