Los premios más importantes de la ciencia ficción literaria

El Hugo, el Nebula, el BSFA y otros tantos dan cuenta de una poderosa industria editorial en este género y la voluntad de reconocer a las mejores obras.

Guía de: Literatura Fantástica

Hugo Award 2007 - Japón

Foto: Hugo Award

El clásico Premio Hugo, el 2007 se entregó en Japón. Por eso se agregó la figura de Ultraman.

En Estados Unidos el cine tiene los premios Oscar; la televisión, los Emmy; el teatro, los Tony; y la música, los Grammy. Pero la literatura de ciencia ficción también tiene sus propios galardones.

En 1955 nació uno de los más importantes, el Hugo, que premia a las mejores obras del año anterior de ciencia ficción y fantasía. El premio se bautizó en honor a Hugo Gernsback, fundador de la revista “Amazing Stories”, pionera en este ámbito.

Los nominados y ganadores son elegidos tanto por los organizadores como por los asistentes de la Convención Mundial de Ciencia Ficción —más conocida como Worldcon— y que se realiza desde 1939 (salvo entre 1942 y 1945, debido a la Segunda Guerra Mundial) en EE.UU., aunque también ha habido versiones en Canadá, Alemania, Australia, Holanda e incluso Japón.

El trofeo es un clásico cohete de la Edad de Oro de la ciencia ficción, cuya base va cambiando cada año, dependiendo del lugar donde se realice la Worldcon.

Dentro de sus categorías se pueden encontrar Mejor Novela, Novela Corta, Cuento, Arte, Fanzine, etc. En castellano, en los años ’80, se editaron al menos cinco antologías que compilaban historias cortas y que estaban comentadas por Isaac Asimov (“Fundación”, “Los Robots del Amanecer”).

El Premio Philip K. Dick

Foto: The Philip K. Dick Award

Este premio se creó para honrar la memoria del destacado escritor estadounidense.

Un galardón tan importante como el Hugo es el Nebula, que entrega anualmente desde 1965 la asociación de Escritores de Ciencia Ficción y Fantasía de EE.UU. (SFWA, por su sigla en inglés), en cinco categorías definidas por su extensión: novela (40 mil palabras o más), novella (entre 17.500 y 40 mil palabras), novelette (7.500 a 17.500), cuento (menos de 7.500 palabras) y guión (que puede ser de película, TV o radio).

Entre sus autores más premiados se cuentan Isaac Asimov, William Gibson, Larry Niven, Theodore Sturgeon, Connie Willis, Greg Bear, Harlan Ellison, Ursula K. Le Guin, Orson Scott Card y Arthur C. Clarke, entre otros.

También existen otros galardones como el Premio John W. Campbell (al Mejor Nuevo Escritor), auspiciado por la revista “Analog”, que Campbell editó por años. O el Premio Locus, que se instauró en 1971 por la revista “Locus” con categorías como Mejor Novela de Ciencia Ficción, Mejor Novela de Fantasía, Mejor Novela Juvenil, Cuento, Revista e incluso Antología.

Otro importante premio dentro de Estados Unidos también es el Philip K. Dick, en honor al autor de “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?” , y que se otorga desde 2005.

Sin embargo, a lo largo de los años también han ido apareciendo premios fuera de Estados Unidos. Un ejemplo es el BSFA, otorgado anualmente desde 1970 por la Asociación Británica de Ciencia Ficción, cuyas categorías son novela, cuento y arte.

Premio UPC

Foto: Premio UPC

Como es tradicional, las obras ganadoras son publicadas por Ediciones B.

Otra importante distinción en Gran Bretaña es el Arthur C. Clarke , que distingue a la mejor novela del año anterior, desde 1987. La obra es elegida por un jurado formado por la British Science Fiction Association, la Science Fiction Foundation y una tercera organización, que habitualmente es SF Crowsnest.

Y la lista suma y sigue alrededor del mundo: el Aurealis (Australia), el Aurora (Canadá), el Janusz A. Zajdel (Polonia), el Kurd-Laßwitz-Preis (Alemania), el Paul Harland Prize (Holanda), el Prix Tour-Apollo (Francia), el Sir Julius Vogel (Nueva Zelanda), el Tähtivaeltaja (Finlandia), el  Urania (Italia) o los premios Galaxy, que otorga la revista Science Fiction World for Chinese SF&F, entre otros tantos.

¿Y los premios son sólo para literatura anglosajona? Afortunadamente no. Uno de los más conocidos es el premio otorgado por la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) que anualmente distingue obras en castellano, inglés, francés y catalán. En 2007 Jorge Baradit se convirtió en el primer autor chileno en ganar este premio, con su novela corta “Trinidad”, una suerte de precuela de “Ygdrasil”.

Pero el Premio UPC no es el único en castellano. Un buen ejemplo es el Premio Minotauro, otorgado a la mejor novela inédita de ciencia ficción, terror o fantasía. Obviamente es concedido por la editorial española Minotauro.

En ese sentido, Chile también podría tener su propio premio, posiblemente a obras inéditas (debido al bajo volumen publicado anualmente). Y dado que Hugo Correa es el “padre” de la ciencia ficción chilena, bien podría llamarse así. Un “Hugo” cien por ciento chileno.

Más sobre Literatura Fantástica

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X