Inicio » Los 90 »

“No estoy ni ahí”: la frase más famosa de Chile en los años 90’

Popularizada por el tenista Marcelo “Chino” Ríos, fue una especie de consigna y sinónimo de un estilo de vida que promovía la indiferencia y la abulia ante todo.

Guía de: Los 90

En la segunda mitad de los años 90’, Marcelo “Chino” Ríos no sólo entró en la historia deportiva de nuestro país al transformarse en el primer tenista chileno (y latinoamericano) en convertirse en la raqueta número 1 del mundo. También popularizó una de las frases más célebres de la década, que se transformó en una especie de consigna porque definía prácticamente un estilo de vida: “No estoy ni ahí”.

no-estoy-ni-ahi

La frase, vertida en varias entrevistas por el tenista para manifestar su indiferencia personal ante todo y todos, se transformaría en una especie de mantra para la juventud de la época, que comenzó a utilizarla como una manifestación verbal de rebeldía y nihilismo. Por esa época, era usual cuando, por ejemplo, si un adulto le preguntaba a un joven si iba a inscribirse en los registros electorales para votar en las elecciones presidenciales o parlamentarias, éste le respondía: “No estoy ni ahí con la política”, que en castellano simple significaría “No me interesa para nada la política” o “la política me tiene totalmente sin cuidado”.

La frase “no estoy ni ahí”, con el correr del tiempo, se masificaría y se incorporaría con toda propiedad al pintoresco léxico nacional (aun cuando se dice que también se utiliza en países como Argentina y Uruguay), pasando a ser utilizada también por los adultos en situaciones cotidianas.

Para algunos sociólogos la frase “No estoy ni ahí” representó una forma abúlica e indiferente de mirar el mundo, en una sociedad que, después de largos años de gobierno militar, dejaba atrás una época de consignas, inestabilidad económica y luchas políticas, para comenzar a consolidar la democracia y la estabilidad económica. Era una época donde el mundo se volvió más globalizado y en lugares como Estados Unidos surgían movimientos artísticos como el Grunge, impulsado por la llamada Generación X (los nacidos entre 1960 y 1980), que encarnaban un mundo sin ideales, donde la aparente comodidad y seguridad que daba el dinero, además de la trascendencia de las religiones, perdían su importancia haciendo que el mundo se volviera un lugar sin sentido. En Chile, al contrario que las combativas generaciones anteriores, muchos jóvenes de los años 90’ no tenían grandes banderas que defender, conformando una generación aburrida y, más que disgustada ante todo lo que veía, sumamente abúlica. Era la generación individualista e impasible del “No estoy ni ahí”, con el malhumorado y parco Marcelo Ríos como estandarte.

En el nuevo milenio, por supuesto, las cosas cambiarían totalmente. Olvidando el pasado y mirando hacia un futuro basado en la tecnología y la abundancia de información, las nuevas generaciones pasaron bruscamente de la indiferencia a la acción directa, saliendo a la calle en pie de guerra si lo creían necesario. Así, ocurrió, por ejemplo, con las manifestaciones de los “pingüinos” (los jóvenes alumnos escolares) el año 2006 o las manifestaciones de los estudiantes universitarios y secundarios pocos años más tarde, que al solicitar educación gratuita y de calidad pusieron en jaque a los gobiernos de la época y a toda la clase política.

No obstante, a 20 años de que el “Chino” Ríos popularizara la famosa frase, el “No estoy ni ahí” sigue hoy más vigente que nunca, totalmente incorporada al habla cotidiana de los chilenos. Por supuesto, si no le agradó lo que acaba de leer, usted puede con total libertad declarar en sus comentarios que “no está ni ahí” con esta nota.

Más sobre Los 90

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X