Leyendas del Ring: JBL y el repudiable triunfo del bullying y la política de backstage

Uno de los luchadores más controversiales de su época. Sindicado por muchos como autor de bullying despiadado a otros pares, y un político sin fin, la historia de JBL es como las influencias le ganaron a la falta de talento.

Guía de: Lucha Libre

JBL- John "Bradshaw" Layfield

JBL- John “Bradshaw” Layfield

La vida de John “Bradshaw” Layfield nunca estuvo destinada a ser la de una leyenda del ring.

Con habilidades atléticas limitadas en comparación a sus pares de la época, el ascenso del luchador se fue dando más desde el lado de la política y el backstage, que desde el ring.

Sus inicio en el ring…y detrás de él

Desde su debut en 1995 en la antigua WWF, como Justin “Hawk” Bradshaw, hizo noticia en los tinglados como un atleta limitado y con un scoring más cargado al de un jobber que el de una super estrella, pero fue su estilo “old school” que lo llevó a ganarse el respeto del camarín y los productores, y lo cual le valió mantenerse en la Compañía pese a no tener storylines, ni triunfos hasta 1998.

Sabido es cómo Layfield comenzó haciendo migas con grandes de aquella época como el Undertaker, Hulk Hogan, Bret Hart y varios más, además de entender sin problemas códigos básicos del camarín, por lo cual era usual verlo limpiar las dependencias de los luchadores post shows, o cargándole los bolsos a los veteranos, algo usual para los novatos en aquella época.

APA y la gloria limitada

Fue a fines de 1998, cuando su amistad con el Taker comenzó a dar frutos, y es así como a pedido del luchador se funda la Acolytes Protection Agency (APA), pareja que conformó con Ron Simmons “Farooq” y lo cual lo llevó no sólo a probar el oro con los cinturones en pareja, además de ganar el campeonato europeo, sino que también pudo ser parte de uno de los storylines más vistosos de la época, siendo parte importante del Ministry of Darkness.

El tándem duraría hasta el año 2004, cuando Farooq decide retirarse de los rings, y para estos efectos es despedido en pantalla por el gerente general de Smackdown!, Kurt Angle.

El nacimiento de JBL y la gloria máxima

Esta fue la oportunidad para hacer un recauchaje de su personaje y es así como nace en marzo de ese año 2004, JBL, una suerte de extensión de la persona real de Bradshaw, que también comentaba de economía en sitios especializados.

JBL era un millonario despreciable que sin merecerlo entró en un feud por el título de la WWE contra Eddie Guerrero, el campeón de aquella época.

Fue así como en julio de ese mismo año, en el evento “The Great American Bash”, JBL lograba el título máximo de Smackdown! ante la incredulidad del mundo de la lucha y el rechazo absoluto de los fans.

El luchador defendería exitosamente el título contra luchadores de la talla del Undertaker, Booker T, Big Show, Kurt Angle y el mismo Guerrero, antes de perderlo en Wrestlemania 21 ante John Cena, siendo hasta hace poco el reinado más largo de la historia de Smackdown!.

Nunca más ganaría el título, pero no se movería tampoco del Main Event Scene hasta su retiro de los rings en el año 2009, cuando perdió el Campeonato Intercontinental frente a Rey Mysterio en un tiempo de 21 segundos en Wrestlemania 25.

Los primeros indicios de bullying

El año 2001, en un programa de radio, el ex árbitro Billy Silverman, denunciaba las episodios de bullying que lo hicieron renunciar a la WWE.

Dentro del marco de la entrevista, apuntaba a JBL, como uno de los luchadores que mayor maltrato ejercía sobre compañeros, ejemplificando su forma de actuar contra el también referí Charles Robinson.

Silverman en dicho espacio trató a Layfield como un ser humano despreciable, y posteriormente lo demandaría por maltrato laboral, llevando a Blue Meanie como testigo presencial al juicio.

Las acusaciones más serias

Este último episodio tendría eco, y sería en el evento “One Night Stand” del 2005, donde JBL cobraría revancha contra Meanie, luego que agrediera al luchador por la espalda causándole un corte en la cabeza. El episodio sería ampliamente comentado en sitios de Internet y la prensa especializada.

A este se le suman situaciones detalladas por Edge y Steve Blackman, quien incluso llegó a los golpes con el luchador que no supo detener sus bromas a tiempo.

Más conocido es el promo de The Miz, en el 2010, cuando acusó a JBL de echarlo del camarín y obligarlo a vestirse en los pasillos por 6 meses por derramar accidentalmente un poco de pollo sobre el bolso de un árbitro.

El episodio más reciente fue en el año 2017, cuando el comentarista Mauro Ranallo, quien sufre de depresión endógena, renunció a la compañía, luego de colapsar ante el bullying constante de Layfield cuando compartían la mesa de anuncios del programa Smackdown!

Ranallo volvería al programa NXT, JBL se retiraría voluntariamente de la compañía teniendo apariciones esporádicas en eventos especiales como el último Wrestlemania 35.

La polémica vida de JBL al parecer está destinada a terminar con una nominación al Salón de la Fama, hecho que de seguro reflotará la polémica entorno a un luchador que no sólo fue un gran villano en pantalla, sino que también, para muchos luchadores y trabajadores de la WWE lo fue en la vida real.

Más sobre Lucha Libre

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios