Inicio » Maternidad » Equipo

Mitos sobre un apego seguro con nuestros hijos: ¿Qué errores existen?

Como papás recibimos muchos consejos, sin embargo, algunos se contraponen con lo que las investigaciones han determinado.

Siguiendo con el artículo anterior sobre la importancia de fomentar un apego seguro en nuestros hijos y que éste se forma principalmente en las instancias en que un niño siente malestar y cómo los padres responden a éste, surgen muchas preguntas e interrogantes sobre el modo más adecuado de cuidar y calmar a los niños.

En la actualidad, como papás, recibimos muchos consejos y guías para fomentar un adecuado apego, sin embargo, algunos se transforman en mitos que incluso se contraponen con lo que las investigaciones en apego han demostrado.

mitos-apego-1

A continuación, y siguiendo el trabajo de Felipe Lecannelier, experto en este tema, se describen los principales mitos:

1.- El apego sólo se forma en el contacto piel a piel luego del parto

Si bien este momento es muy importante tanto para el desarrollo del niño como el del vínculo con la madre, ha sido un error pensar que aquellas madres que lo hacen tendrán buen apego y las que no lo hacen no lo tendrán. El apego no se forma en un solo instante, sino en el día a día de la relación con el niño, desde el nacimiento hasta la adultez. Esto no quiere decir que no se fomente este momento importantísimo, que sin duda ayudará a establecer un adecuado vínculo, sólo que se postula que este momento en sí no es garantía de un vínculo seguro.

2.- El juego es la principal instancia para formar un apego sano

Sin dudas, el juego es una instancia vital para el desarrollo del niño, pero no tiene sentido jugar si por otro lado no se les suele calmar y apoyar cuando lo necesitan. Algunos padres y madres sólo interactúan de modo positivo con los niños en el juego, pero no los calman adecuadamente cuando les pasa algo negativo (es aquí donde está la clave).

3.- La lactancia es la principal instancia para formar un apego sano en las guaguas

Nadie duda de los múltiples beneficios de la leche materna, pero es un error pensar que solo se hace apego en este momento, ya que tal como se ha mencionado, el desarrollo del apego es una actividad diaria y continua referida a calmar el estrés de las guaguas y los niños.

4.- A las guaguas y a los niños no se les debe tomar siempre en brazos

Este mito se fundamenta en la creencia que las guaguas y los niños se mal acostumbrarán, y por tanto, mal criarán. Sin embargo, la investigación ha demostrado lo contrario.  Los papás y/o cuidadores importantes para el niño que suelen siempre calmar al niño, darle contacto afectivo y físico continuo, suelen tener niños “mejor comportados”, más calmados. El contacto físico constante da seguridad al niño y lo protege de futuros problemas afectivos y conductuales. Si a una guagua o niño se le da todo en términos de cariño, se le está enseñando a confiar, querer y comunicarse con los otros (y a calmarse a sí mismo).

5.-  Las guaguas aprenden a ser independientes desde temprana edad

Los infantes no están biológicamente preparados para aprender a estar solos, de hecho, ningún ser humano lo está porque somos seres sociales. Cuando se busca que las guaguas duerman solas, que los niños jueguen solos o aprendan a estar solos, lo que se está haciendo es fomentar su soledad, y su falta de confianza en el cariño de los padres. De a poco hay que ayudarlos a desarrollar su autonomía, pero estando siempre atentos a apoyarlos.

6.- Las pataletas hay que ignorarlas

Cuando una guagua o niño hace una pataleta y los padres lo ignoran de modo relativamente continuo, los estudios demuestran que aumenta más su rabia, frustración, y por ende, no solo hace más pataletas, sino que siente rencor hacia sus padres.

Más sobre Maternidad

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X