¿Son las necesidades de nuestros hijos iguales a las nuestras? La importancia de darles voz a los niños

¿Te has preguntado por qué hacemos con los niños lo que jamás hacemos o haríamos a un adulto?

Guía de: Maternidad

Cuando leo o escucho que la crianza consciente es una moda, un invento del siglo XXI o cualquier calificativo negativo, además de sentir lástima por quien lo dice/opina, algunas veces también me frustro. Creo que es una de las evidencias concretas de cuánto nos falta por comprender y hacer mejor por nuestros niños.

Tantas personas se llenan la boca con que los niños son el futuro de la humanidad, pero después son los primeros en ignorar las necesidades y sentimientos de los niños, imponiendo castigos y control; relacionándose únicamente con la lógica del sometimiento.

vox

Y muchas veces son esas mismas personas las que ocupan  la ausencia de límites en la crianza y acompañar a los niños desde la crianza consciente como sinónimos. No, la crianza consciente no es equivalente a la ausencia de límites.

Criar con consciencia es reconocer las necesidades físicas y emocionales de nuestros niños. Es criar sin violencia verbal y física. Porque también se ejerce violencia con el trato y la forma en que les hablamos. No solo a través de los golpes se es violento.

Se ejerce violencia si obligas a un niño a comer, aunque sea una cucharada. Se ejerce violencia si tu hijo llora al caerse y lo retas en lugar de sostenerlo. Se ejerce violencia si tu hijo te pide ir al baño y le dices que está grande y tiene que aguantarse. A diario, los padres ejercemos violencia y todavía hay muchos que son incapaces de verla, o peor todavía, de asumirla y buscar una alternativa.

La lógica del “porque yo lo digo” (dos cucharadas más; esta polera y no el vestido; hoy se sale sin disfraz, etc etc) es una lucha de poder sin sentido que no enseña nada más que a perpetuar las relaciones de poder que predominan en nuestra sociedad. Otra cosa es cuando queremos resguardar la integridad o seguridad de nuestros niños: que jueguen con un cuchillo afilado, por ejemplo, o que salgan al aire libre sin abrigarse cuando hay cero grados. ¿Pero cuántas veces al día realmente estamos protegiendo su integridad o seguridad?

¿Te has preguntado por qué hacemos con los niños lo que jamás (o muchas menos veces) hacemos o haríamos a un adulto? Por ejemplo, les hablamos como jamás haríamos a un amigo o la pareja. Nos los dejamos opinar, elegir y el punto de partida es que no saben nada y nosotros todo. Si a eso sumamos los chantajes y las amenazas, cómo esperamos que la transición a la adolescencia y adultez no venga con un comportamiento similar.

Muchas veces los adultos nos enfocamos en nuestras necesidades (por ejemplo orden/limpieza, silencio, que coman de todo, que se sienten quietos en un restaurante, etc.) y pretendemos que nuestros niños las satisfagan. ¿Y las necesidades de ellos? 

Ignoramos a diario lo que necesitan los niños. Yvonne Laborda, una terapeuta española explica y describe esta falta de mirada a la primera infancia bajo el concepto de “dar voz al niño”. Es autora del libro que tituló del mismo modo y que en mayo de este año (2019) lanzó su segunda edición de la mano de Grijalbo (con Penguin Random House). Y es que su mensaje es muy potente.

En el e-book de Laborda “Siete Principios de la Crianza Consciente” nos explica que  “nadie puede ni podrá satisfacer las necesidades de otra persona si primero no ha sentido las suyas satisfechas o al menos han sido escuchadas o validadas. Somos los adultos quienes debemos dar primero a nuestros niños para que ellos a su vez puedan dar cuando crezcan”.

Si algo de lo que leíste aquí te resuena o hace sentido, te invito a leer a Yvonne, a Berna Iskandar (@conocemimundo), Alice Miller y tantos otros autores preocupados de cambiar el paradigma en torno a la crianza y la infancia.

Más sobre Maternidad

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X