Mi anti lista antes de llegar a los 30: Lo que muchos creen que no hay que hacer

Mientras internet nos dice todo lo que debemos hacer antes de llegar al cambio de folio, enumeré todas esas cosas que no cumplí.

Guía de: Millennials

¿Han visto esas listas que enumeran todas las cosas que debemos hacer antes de cumplir los treinta? Bueno, en poco menos de un mes me tocará ese temido cambio de folio y aunque a veces me digo que no es más que un dígito, revisando en internet (porque toda mi vida la soluciono googleando), me di cuenta que más que una “bucket list” antes de los treinta tengo mi propia anti lista.

Nunca me he enamorado ni estado en una relación seria: Soy una convencida que debo tener alguna especie de maldición que hace que nunca me fije en la persona correcta o que aquel mino que me pueda gustar básicamente salga corriendo de inmediato. Pero si se trata de hacer un mea culpa, debo reconocer que siempre tengo una coraza por temor a que dañen mi ego. De todas formas, me lo tomo con calma y como diría Britney “my loneliness ain’t killing me no more”.

No he ahorrado lucas: Básicamente soy un desastre en este momento económicamente, si alguna campaña de educación financiera busca algún rostro de todo lo que no debes hacer para no endeudarse o dejar ir la plata “como el agua entre mis dedos” soy la persona indicada. En todo caso ya empecé a ponerme las pilas y si tengo suerte, en dos vidas más podré tener lo suficiente para un pie para la casa propia.

Sigo viviendo con mis papás: Mientras internet y mis amigos dicen que es momento de independizarme, al parecer lo mío no va por ahí y soy parte de ese porcentaje de chilenos que aún se rehúsa a dejar el nido. Aunque, como todo en la vida tiene sus pro y contra, no siento que tengo un espacio propio, pero tengo la ventaja que cada vez que me enfermo, mi mamá me regalonea excesivamente.

Me rehúso a vivir una experiencia de adrenalina: Algo así como saltar de un puente, hacer rafting o tirarme en parapente, no está en mis planes honestamente. La última vez que experimenté algo de adrenalina, fue hace diez años yo estando arriba del Extreme Fall de Fantasilandia llorando del miedo.

vivir-padres-30

¿Desarrollar un plan de vida? Paso:  Con suerte sé lo que haré en dos semanas más y eso ya me causa mucha ansiedad.

Sigo amando la comida chatarra: En serio intento tener un hábito de alimentación saludable y balanceado, pero sucumbo cuando paso por ese local de comida rápida que ofrece un combo por tres lucas con bebida y papitas bañadas en salsa de queso.

Me rehúso a aprender a caminar con tacos: Desde hace mucho tiempo decidí que ese tipo de zapatos no va conmigo, me niego a usar un calzado que fuerce a mis pies a estar en la forma anatómica incorrecta y que dañen mi espalda.

No sé cambiar la rueda de un auto: Hace un año compré mi primer auto, cumplido los 365 días exactos tuve mi primera pana “jevi”: casi me lo echo por calentar el motor. Hasta entonces solo sabía de rellenar el líquido refrigerante y ver el aceite, el día que pinche un neumático lloraré desconsoladamente.

Mi estilo para vestir varía constantemente: Mi clóset es un desastre, hay desde poleras estampadas, ropa outdoor y algunas prendas de vestir “más serias”. Aún no tengo un outfit que diga “ésa es la Lorena”.

Más sobre Millennials

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X