Tres trabajos en un año: Una íntima historia en primera persona para descifrar a los millennials

¿Cuántas veces has sentido ganas de decir "quiero mandar todo lejos y renunciar"? A mí me pasó, lo hice y esto fue lo que pasó.

Guía de: Millennials

Se dice que los millennials nos caracterizamos por no conformarnos fácilmente en el plano laboral y que si un trabajo no nos gusta, rápidamente empezamos a buscar otra alternativa que nos satisfaga en nuestras expectativas. Por supuesto, yo no soy la excepción y en un año pasé por tres pegas (trabajos, chambas o como se llame desde donde nos lean) y en los siete años desde que salí de la universidad, he tenido diversas experiencias profesionales.

Si bien cuando salí de la universidad entré a lo primero que me ofrecieron, no fue hasta el 2012 que no entré al trabajo que realmente me marcaría. Tuve la suerte de tener un buen equipo de compañeros, formé amistades que hasta hoy tengo y era un buen desafío laboral. Pero luego de tres años las cosas se complicaron, profesionalmente ya no me sentía satisfecha y el temor de no seguir creciendo me invadió, así que a pesar de que estaba recibiendo un buen sueldo, decidí que era momento de buscar otra oportunidad.

trabajos-millennials-1

Por varios meses estuve yendo a entrevistas de trabajo y aunque algunas me entusiasmaron, también hubo casos que me decepcionaron al darme cuenta que no estaban valorando la experiencia que poseía, “es que estás pidiendo mucho sueldo”, me decían, y yo sólo respondía “bueno, es que tampoco vengo recién saliendo de la universidad”. Pasó el tiempo y de la nada llegó una oportunidad que sonaba interesante, un proyecto que me prometía potenciar mis habilidades. No lo pensé dos veces y luego de “negociar” el sueldo y condiciones, di aviso de mi renuncia y a la semana estaba trabajando en este nuevo lugar.

Los primeros meses, como todo negocio nuevo que recién empieza, fueron difíciles para el equipo, había muchas cosas que empezar, diseñar y establecer. Una vez terminada esta etapa y con todo listo, el proyecto empezó a marchar bien, sin embargo, de un momento a otro empezaron los problemas que me hicieron decidir que no iba dar más allá de lo que me correspondía. Pero el momento que me hizo nuevamente querer salir en búsqueda de otro trabajo fue cuando mi jefe me dijo “no seamos rigurosos para trabajar”, bastó esa frase para que nuevamente quisiera salir arrancando de un lugar en donde sabía que no era valorada. Había cumplido un año exacto cuando di aviso de mi renuncia porque había encontrado una pega nueva.

Un nuevo desafío

Así fue como hace un año exacto llegué a otro desafío, había pasado un proceso de entrevistas extenso y después de tres semanas me llamaron para avisarme que había sido seleccionada, por supuesto que estaba contenta porque sabía que era una gran oportunidad. Pero a diferencia de las dos ocasiones anteriores en esta oportunidad el problema fui yo, aunque tuve un buen comienzo reconozco que no fui capaz de cumplir con lo que ellos esperaban de mí. Con cinco meses y medio me despidieron, fue incómodo para quien tuvo que darme esa noticia porque sé que no era lo que ella quería, pero así funciona esto. Por supuesto me sentí frustrada al principio, pero también fue liberador y guardo los mejores recuerdos de ese breve paso.

Estando cesante me empecé a replantear lo que quería hacer profesionalmente, tomé esas vacaciones forzadas para pensar y no desesperarme. A los dos meses encontré trabajo, en el que estoy actualmente y debo confesar que disfruto lo que hago, todos los días es algo nuevo y aunque hay jornadas que son estresantes, cada día aprendo más.

Estos tres años, pasando por cuatro pegas, aprendí que no debo frustrarme cuando las cosas no salen cómo esperaba y a no sentirme culpable por decir cuando no estoy contenta profesionalmente. Será por esto que no me proyecto mucho y cada vez que me preguntan en una entrevista en dónde me veo en cinco años yo sólo respondo “en el lugar que deba estar, sin importar si es siguiendo mi profesión u otra alternativa”.

Más sobre Millennials

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X