El arriesgado romance y escape de un polaco y una prisionera judía de Auschwitz

Se fugaron en 1944 y se volvieron a reencontrar en 1983.

Guía de: Mitos y Enigmas

Durante la Segunda Guerra Mundial, Auschwitz fue uno de los campos de concentración más sanguinarios de toda la historia, en el que murieron millones de judíos a manos del régimen comandado por Adolf Hitler.

Pero también surgieron, aunque cueste creerlo, historias de amor. Una de ellas tuvo un escape extremadamente arriesgado, pero que finalmente fue exitoso.

Los protagonistas fueron Jerzy Bielecki, un polaco católico que trabajaba en un almacén de grano de Auschwitz, y Cyla Cybulska, una prisionera judía.

Comenzaron a salir en secreto a comienzos de 1944, y en los meses posteriores el hombre comenzó a planificar su salida de forma meticulosa, y con la colaboración de algunos compañeros.

Tadeus Srogi, uno de sus grandes amigos, trabajaba en el local de ropa. Lógicamente, le facilitó el uniforme de las SS, la organización militar que estaba bajo el mando del “Fuhrer”.

web3-auschwitz-cyla-cybulska-stawiska-i-jerzy-bielecki-archives-privecc81es-de-la-famille-bielecki

Bielecki también recibió asistencia de un empleado de la imprenta, el que le imprimió seis documentos en distintos colores. Esto, debido a que los oficiales de las SS se cambiaban los tonos de sus pases cada 48 horas.

Hasta que llegó el 21 de julio. Esa tarde, le pidió la encargado de la tienda salir para buscar comida. Su jefe dudó, pero le concedió el permiso con la única condición de que parte de la ración fuera para él.

Al llegar donde estaba encerrada Cyla, dijo que era miembro de la “Politische Abteilung”, un departamento político. Cuando se encontraron, salieron raudamente del edificio.

Faltaba la última parte, la que fue ejecutada en el subcampo de Raisko, donde las mujeres trabajan en cosecha y sembrado de diversos vegetales.

Bielecki Cybulska

Una vez que presentó su pasaporte, abandonaron el lugar y se fugaron. En Cracovia, pasaron escondidos hasta que se separaron definitivamente. Pero su romance no quedó ahí.

39 años más tarde, y pese a que Cybulska escuchó todo tipo de rumores respecto a que Jerzy había muerto, se reencontraron precisamente en Polonia.

Él falleció en octubre de 2011, a los 90 años. Ella, en tanto, murió en 2005. Lo cierto es que ambos quedaron en la memoria por su lucha y su histórico romance.

Más sobre Mitos y Enigmas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios