“Heil Hitler”: la historia del célebre y temido saludo nazi

El famoso grito de “Heil Hitler” con el brazo derecho extendido y con la palma hacia abajo identificó al Tercer Reich.

Guía de: Mitos y Enigmas

En la Antigua Roma, especialmente en la época del imperio, fue común el llamado “saludo romano”: los legionarios, centuriones y hasta los propios comandantes de las legiones solían saludar al emperador (o a un superior) con el brazo derecho extendido hacia adelante, con la palma de la mano abierta y hacia el suelo, en un ángulo de 45 grados. Este gesto de respeto tan particular puede apreciarse de hecho en algunos monumentos como la columna de Trajano, en Roma, donde aparecen diversos ejemplos de «saludo romano» en antiquísimos relieves donde se puede ver a soldados saludando al emperador, así como en las estatuas de algunos emperadores como Augusto o en la estatua ecuestre de Marco Aurelio.

saludo romano imperio

 El famoso cuadro “El juramento de los Horacios”, del pintor Jacques-Louis David.

El famoso cuadro “El juramento de los Horacios”, del pintor Jacques-Louis David.

Con la desaparición del Imperio romano también desapareció la costumbre del «saludo romano», sin embargo, muchos siglos más tarde, en la primera mitad del siglo XX, durante la asunción del fascismo en Italia y la llegada del dictador Benito Mussolini al poder, se empezaron a recuperar diversos símbolos romanos para utilizarlos como propios, afirmando que el nuevo régimen político del Duce era una especie de segundo Imperio Romano. Por lo tanto, como saludo de respeto y lealtad hacia él se recuperó el antiquísimo saludo romano.

Los dictadores Adolf Hitler y Benito Mussolini haciendo el "saludo romano".

Los dictadores Adolf Hitler y Benito Mussolini haciendo el “saludo romano”.

Con la expansión del fascismo hacia otros países, el saludo se trasladó pronto a la Alemania Nazi, siendo a partir de entonces identificado con grupos y regímenes nacionalistas y de extrema derecha. En España, por ejemplo, el saludo fascista -llamado “saludo íbero”- fue utilizado por la Falange Española (el partido fundado por José Antonio Primo de Rivera en 1933) y, después del triunfo de los nacionalistas del generalísimo Francisco Franco en la Guerra Civil, se convirtió en uno de los símbolos del llamado movimiento nacional. Entre 1936 y 1945 el “saludo íbero” fue obligatorio, pero tras la derrota del Eje en la Segunda Guerra mundial, el saludo dejó de tener un carácter oficial, aunque siguió utilizándose en forma semioficial hasta 1976.

“Heil Hitler” y el “saludo romano” en la Alemania Nazi

Durante el periodo que va desde 1933, año en que Adolf Hitler fue nombrado Canciller de Alemania, hasta 1945, el año en que finalizó la Segunda Guerra Mundial y sucumbió el Tercer Reich, los nazis utilizaron dos saludos: “Sieg…Heil” y “Heil Hitler”.

Adolf Hitler Saluting, 1934

“Sieg Heil” era una frase en alemán que podría traducirse como “Salve/Viva la Victoria” y que en la Alemania del Tercer Reich se utilizó con frecuencia en los encuentros políticos y eventos masivos del movimiento nazi. El orador solía gritaba “Sieg” y el público respondía “Heil” repetidas veces, aumentando cada vez más el volumen. Era muy común que en las concentraciones se repitiera tres veces en la forma de un canto coral: “Sieg…Heil! Sieg…Heil! Sieg…Heil!”.

Saludo nazi albert-ritcher--

El saludo “Heil Hitler!” (“¡Salve Hitler!” o “¡Viva Hitler!”), en tanto, se popularizó a fines de los años 30’ y principios de los años 40’ en los círculos sociales y militares alemanes y fue empleado tanto por los miembros de la Werhmacht y las Waffen SS, como por los ciudadanos germanos. En todo caso, se decía que Hitler prefería que se le saludara como “Heil, mein Führer!” o simplemente “Heil!” .

Cuatro días después del atentado fallido contra la vida de Adolf Hitler, el 20 de julio de 1944 en Rastenburg (en la llamada “Operación Valquiria”), las fuerzas militares del Tercer Reich ordenaron reemplazar el saludo ordinario militar por la versión de saludo a Hitler. Previo a esta situación, el saludo a Hitler era opcional en las fuerzas militares alemanas, pero a partir de esta fecha se estableció como saludo oficial.

El sociólogo Tilman Allert, en su libro “El saludo a Hitler: el significado de un gesto”, detalla que el gesto del brazo derecho extendido acompañado del célebre “¡Heil Hitler! -y, en el caso de los militares, de un recio taconazo en el suelo– se empezó a utilizar en forma espontánea por los nazis, quienes pronto lo obligaron a realizarlo al resto de la población. En el verano de 1933, el primer año de los nazis en el poder, los funcionarios públicos recibieron una instrucción de utilizarlo personalmente, al encontrarse con otra persona, y a estamparlo en el papel, sustituyendo las fórmulas convencionales (“atentamente”) por el “¡Heil Hitler!”. En la calle, en tanto, los alemanes empezaron a utilizar ese saludo en vez de dar los “¡Buenos días!”, y lo mismo hacían los carteros al entregar el correo o los estudiantes ante sus profesores.

Niños alemanes  haciendo el saludo nazi en 1932.

Niños alemanes haciendo el saludo nazi en 1932.

La palabra alemana “¡Heil!”, por cierto, tenía diversas connotaciones, que aludían a desear salud, buena suerte o buenos deseos. Por lo tanto, “¡Heil Hitler!” equivalía implícitamente desearle al líder nazi toda clase de bienaventuranzas, así como invocar a Hitler como una suerte de líder nacional o ser supremo que podría concederlas a quien recibía el saludo. En ambos casos, se presentaba a Hitler como una tercera persona, siempre omnipresente al encontrarse dos alemanes. Además, el hecho de extender el brazo derecho con la palma hacia abajo muchas veces reemplazaba al tradicional apretón de manos, distanciando así a las personas, que quedaban unidas exclusivamente por su lealtad a Hitler.

Ciudadanos alemanes haciendo el saludo nazi durante los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936.

Ciudadanos alemanes haciendo el saludo nazi durante los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936.

El saludo nazi o “saludo alemán” también fue visto como un signo de la identidad nacional, lo que explicó que a partir de 1937 se prohibiera que lo usaran los judíos, con lo que se convirtió en un emblema de la superioridad y la unidad raciales. Y se convirtió en un gesto nacional, afirmando la identidad colectiva, la de una sola raza al servicio de una única causa. Las calles de Alemania durante la época del Tercer Reich, de hecho, solían estar empapeladas con carteles en los que se advertía que “¡Los alemanes utilizan el saludo alemán!”, lo cual implicaba que quien no lo usara no sólo no era alemán o parte de la “comunidad” nacional, sino que también un extranjero, un paria o un potencial enemigo.

Mujer alemana de la región de los Sudetes, haciendo el saludo nazi durante la anexión de esa región de Checoslovaquia al Tercer Reich .

Mujer alemana de la región de los Sudetes, haciendo el saludo nazi durante la anexión de esa región de Checoslovaquia al Tercer Reich .

Allert explicó en su libro que, cuando se utilizaba en público, el “saludo” alemán militarizaba a las personas, marcándolas como miembros de una sociedad movilizada por la dirección nazi para la guerra. Así, al decir “Heil Hitler” con el brazo derecho extendido, las personas reducían de hecho el sentido de su propia individualidad, minando su capacidad de aceptar la responsabilidad moral de sus acciones, la cual quedaba en manos del Führer.

Después del desastre de Stalingrado y cuando la guerra comenzó a serle irrevocablemente desfavorable a Alemania, y las fuerzas rusas, norteamericanas y británicas comenzaron a acorralar al Tercer Reich por todos lados, el saludo nazi desapareció virtualmente hacia el final de la guerra, excepto entre los fanáticos del partido nazi.
Saludo nazi Hitler

Hoy, las expresiones o saludos públicos nazis –o la exhibición de símbolos nazis- son ilegales en Alemania. Utilizar la frase “Heil Hitler” hoy en día en suelo alemán es un delito penable con más de tres años de prisión, aunque se puede emplear con motivos artísticos, educativos o científicos, que constituyen excepciones según las leyes germanas.

Neonazis haciendo el saludo nazi.

Neonazis haciendo el saludo nazi.

Hace un par de años, un canadiense de 30 años tuvo la poca afortunada ocurrencia de fotografiarse haciendo el saludo nazi junto al Reichstag en Berlín. El turista se encontraba de pie sobre las escaleras que dan acceso al parlamento alemán, cuando decidió que su novia lo fotografiara alzando el brazo derecho con la palma extendida. Este ciudadano canadiense, probablemente sin pensarlo demasiado, había cometido el mismo error que suelen cometer cientos de turistas cada año cuando visitan Alemania, al considerar que era divertido fotografiarse haciendo el saludo nazi o incluso gritando “Heil Hitler”, ignorando que los gestos que pueden identificarse con el régimen nazi o la exhibición de símbolos nazis son considerados un delito en la Alemania actual.

Con respecto al caso anteriormente descrito, la policía alemana detuvo a este turista de inmediato, lo esposó y le requisó la tarjeta de memoria de la cámara digital. Pese a que corría el riesgo de ser acusado formalmente de hacer este gesto prohibido -un delito por el cual podría haber sido condenado a purgar una pena de prisión de hasta seis meses- finalmente fue liberado a las pocas horas una vez que pagó una fianza y la policía comprobó su situación de turista.
saludo nazi neonazis

Por lo pronto, recientemente la agencia de contrainteligencia del Ejército de Alemania investigó recientemente a 275 supuestos extremistas de derecha entre sus filas, entre ellos a un soldado al que se le escuchó pronunciar varias veces el saludo de “Heil Hitler”. El Ministerio de Defensa germano informó que alrededor de 143 de los casos fueron reportados el año pasado y 53 este año, incluyendo incidentes de soldados que realizaron el saludo nazi o de soldados que hicieron comentarios racistas en contra de efectivos con orígenes inmigrantes. El mismo ministerio detalló que en uno de los incidentes, el caso 29, a un soldado se le oyó decir reiterativamente “Heil Hitler”, “Heil nuestro líder” y “Seig Heil, camaradas”.

Más sobre Mitos y Enigmas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X