La historia del Stahlhelm, el mítico casco de acero del Ejército alemán en las guerras mundiales

Este famoso casco dio forma a la apariencia del soldado alemán en el siglo XX como casi ninguna otra pieza militar.

Guía de: Mitos y Enigmas

Durante gran parte de la Primera Guerra Mundial (1914-1918), la tradicional guerra de movimientos que había caracterizado a las anteriores guerras europeas dio paso a la denominada guerra de trincheras. Tras la batalla del Marne el frente occidental -que enfrentaba a Alemania y a sus aliados contra los franceses, ingleses y norteamericanos- quedó estancado en una guerra de desgaste que inmovilizó a los ejércitos, en una vasta línea de trincheras fuertemente defendidas que se extendía a lo largo de aproximadamente setecientos cincuenta kilómetros, desde el Mar del Norte hasta la frontera suiza.

guerra de trincheras IGM

Una de las tantas consecuencias que trajo esta guerra de trincheras fue el elevado número de bajas que sufrieron miles de soldados de ambos bandos por heridas en la cabeza, ya que en las trincheras la cabeza del combatiente era la parte del cuerpo más expuesta, lo que hacía más probable que fuese alcanzada por la bala de un francotirador o por la metralla o fragmentos de un proyectil explosivo. Las estadísticas de la época, de hecho, indican que de cada 100 muertos en combate 47 morían por heridas en la cabeza.

Esta situación obligó a los ejércitos francés, inglés y alemán a introducir nuevos cascos para proteger la cabeza de sus soldados. Mientras el ejército francés introdujo el modelo de un casco de metal llamado Adrian, que ya empleaba el cuerpo de bomberos de ese país, y los británicos lanzaron su sencillo, pero versátil casco Brodie (también llamado plato de sopa por su curiosa forma), el ejército alemán decidió reemplazar el tradicional Pickelhaube, el casco con punta de origen prusiano fabricado habitualmente con cuero, por un revolucionario casco que se convertiría en todo un emblema de la apariencia del soldado alemán durante todo el siglo XX: el famoso y mítico Stahlhelm (“Casco de acero”, en alemán).

Stahlhelm2

El diseño y desarrollo del Stahlhelm fue responsabilidad del alemán Friedrich Schwerd, ingeniero del Instituto Técnico de Hannover y quien en 1914 era capitán de artillería y responsable de munición y equipos en el 2.º Ejército alemán. Schwerd fue el autor del diseño distintivo de la forma de “cubo de carbón” del nuevo casco de acero alemán, pues se determinó que este diseño, inspirado en un modelo de celada -la pieza de la armadura que cubría y defendía la cabeza- usado por los caballeros teutónicos en el siglo XVI, era el más adecuado para proteger la cabeza y el cuello del soldado.

helmet german

En cuanto al material del Stahlhelm, que en su interior estaba revestido de una banda de cuero o chapa metálica y tres lengüetas de cuero con almohadillas unidas a él, se determinó que fuera una aleación de acero con cromo y níquel, con una adición de aproximadamente un dos por ciento de silicio. Esta combinación de acero al silicio-níquel demostraría ser más duro y resistente que el acero Hadfield empleado en el casco Brodie inglés, pero debido a su forma el Stahlhelm era más costoso de producir que el casco británico.

Soldado alemán de la Primera Guerra Mundial usando el nuevo casco  Stahlhelm.

Soldado alemán de la Primera Guerra Mundial usando el nuevo casco Stahlhelm.

El casco Stahlhelm diseñado por el ingeniero Friedrich Schwerd tendría su prueba de fuego el 20 de noviembre de 1915, cuando en el campo de tiro de Kummersdorf, en los alrededores de Berlín, se probaron 100 cascos de 0,8 mm de grosor y 300 cascos de 1 mm de grosor. Tras las pruebas, se comprobó que los proyectiles de artillería no habían sido capaces de perforar el casco Stahlhelm de 1 mm, por lo que se ordenó de inmediato dar comienzo a la producción del nuevo casco Stahlhelm de 1 mm de grosor, que pasaría a denominarse Modelo 1916 o M1916.

landsers IIGM II

Stahlhelm-con-visera-300x174

Soldados en trincheras.

En principio se fabricarían 30 mil cascos Stahlhelm que fueron entregados en enero de 1916 a las tropas alemanas de asalto que tomarían parte en la batalla de Verdún, después de lo cual se registró una disminución drástica de las heridas graves en la cabeza.

El diseño del casco M1916, según los propios soldados alemanes, se reveló como revolucionario porque ofrecía una excelente protección. El Teniente de Reserva Walter Schulze, de la 8ª Compañía del Regimiento 76 de Infantería de Reserva, describiría del siguiente modo su experiencia de combate con el casco en la Batalla del Somme, acaecida el 29 de julio de 1916: “… de repente, con un gran y sonoro golpe, fui impactado en la frente y lanzado al suelo de la trinchera… una bala de shrapnel (munición antipersona) había golpeado violentamente mi casco, sin perforarlo, pero con fuerza suficiente para abollarlo. Si hubiera usado, como era habitual unos días antes, una gorra, entonces el Regimiento hubiese tenido una baja más”.

landser kissing

El modelo del casco alemán M1916 sufriría posteriormente algunas modificaciones y mejoras, pero su diseño exterior apenas cambió. El casco Stahlhelm, tal y como fue creado en 1916, dio forma a la marcial apariencia del soldado alemán en todo el siglo XX como casi ninguna otra pieza militar.

landsers alemanes

Soldados alemanas marchan durante una campaña.

Los diferentes modelos del casco Stahlhelm serían llamados por su año de introducción, siendo los principales el M1916, M1918, M1919, M1933, M1935, M1940 y M1942, entre los más conocidos. Originalmente pintado de color Feldgrau o gris verdoso, el Stahlhelm también podía ser camuflado en el frente por los soldados con barro, follaje, cubiertas de tela y pintura. Durante la Primera y la Segunda Guerra Mundial, los Stahlhelm también podían llevar los colores de la organización militar, naval o política a la que pertenecían, aplicando también pequeñas insignias o calcomanías de identificación a uno o ambos lados del casco.

Casco Stahlhelm usado por los miembros de las Waffen SS.

Casco Stahlhelm usado por los miembros de las Waffen SS.

El nombre de este casco también inspiraría el movimiento conocido como “Los Cascos de Acero” o “Der Stahlhelm”, oficialmente llamado “Stahlhelm, Bund der Frontsoldaten” (“Casco de Acero, Liga de Soldados del Frente”), una de las muchas organizaciones paramilitares de tipo nacionalista que surgirían tras la derrota de Alemania en la Primera Guerra Mundial.

En la víspera, desarrollo y final de la Segunda Guerra Mundial, el casco Stahlhelm se transformaría en uno de los elementos más reconocibles e identificables del ejército alemán, junto con la pistola Luger, condecoraciones militares como la Cruz de Hierro, el color gris-verdoso de los uniformes y la pequeña Reichsadler o águila imperial alemana sosteniendo una esvástica con sus garras, cosida en la parte derecha de la guerrera de los soldados y oficiales germanos.

Casco IIGM

Después del fin de la Segunda Guerra Mundial, que trajo como principal consecuencia la derrota total de la Alemania Nazi, la Alemania Occidental abandonaría el característico casco Stahlhelm, que se había vuelto casi un símbolo de la agresión militar germana en Europa, por una variante del casco M1 del Ejército de los Estados Unidos.

herlmet german 1944

El casco de acero alemán Stahlhelm, tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, sería utilizado por los ejércitos de varios países como Polonia, Finlandia, Irlanda, Suiza, Yugoslavia, China, España, Argentina, Colombia, Bolivia y el ejército de nuestro país, que tras derrotar a las fuerzas combinadas de Perú y Bolivia en la Guerra del Pacífico (1879-1884) sería sometido a una fuerte prusianización gracias al modelo militar impuesto por el capitán alemán Emil Körner, contratado por el gobierno de Chile para ese efecto. El Ejército de Chile, de hecho, todavía usa los cascos Pickelhaube y Stahlhelm para diversas ceremonias militares.

Oficiales del Ejército chileno usando el casco Stahlhelm durante una ceremonia militar.

Oficiales del Ejército chileno usando el casco Stahlhelm durante una ceremonia militar.

Para demostrar la total vigencia del revolucionario diseño del casco alemán Stahlhelm, el Ejército de Estados Unidos rehabilitaría políticamente la forma de este famoso casco alemán de la Primera y Segunda Guerra Mundial al adoptar el denominado casco PASGT, casco de combate fabricado en Kevlar que se introdujo en el Ejército de los Estados Unidos a comienzos de la década de 1980 sustituyendo al casco M1 y al cual se le llama coloquialmente “Casco Fritz”, debido a su innegable parecido con el mítico casco alemán Stahlhelm, introducido por primera vez por el Ejército Imperial Alemán en 1916.

M1940_single_decal

 

Más sobre Mitos y Enigmas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios