Inicio » Mountainbike » Equipo

¿Cuál es la edad ideal para aprender a andar en bicicleta?

Siempre estamos aprendiendo cosas nuevas, pero claramente hay una etapa que es más propicia para adquirir nuevos conocimientos e integrarlos a la vida diaria.

Conozco muchas personas mayores de 30 años que no saben andar en bicicleta. Aunque suene increíble, algunos no tuvieron quién les enseñara o, tan lamentable como lo anterior, no contaron con una bici durante la niñez. Esto significa que automáticamente quedan excluidos de las sensaciones y aventuras que provoca el poder pedalear con toda libertad y de las habilidades de equilibrio y concentración que implica manejar uno de estos vehículos.

Nunca olvidaré que para un año nuevo decidimos con unas amigas ir a pasar las fiestas a San Pedro de Atacama, yo había ido años atrás con un grupo liderado por Pablo Sepúlveda, de Pared Sur Expediciones, y había recorrido los alrededores en una mountainbike que en esa época me prestó mi hermano. Por lo que se me ocurrió decirles a las chicas que arrendáramos bici y saliéramos a recorrer, nunca entendí el enfado de una de ellas por la genial idea que se me había ocurrido, hasta que otra se me acercó y me dijo al oído: “Es que no sabe andar en bicicleta y le da vergüenza decirlo”.

Aprendiendo a andar en bicicleta

Foto: El Mercurio

Lo mejor es que el adulto enseñe a andar en bicicleta a un niño.

Tiempo después tuve una relación con una persona que tampoco sabía andar en bicicleta, pero que a punta de porrazos, falta de vergüenza y venciendo el miedo al ridículo, agarró una bici después de los 30 años y se puso a pedalear de manera autodidacta. Lo más gracioso es que después fue mi dupla en algunas carreras de aventura del Columbia Challenge donde el fuerte era pedalear.

Pero ¿cuál es la época ideal para aprender a andar en bicicleta? Sin lugar a dudas que durante la niñez, porque es en este período en que tenemos la capacidad para absorber una gran cantidad de conocimientos de manera tan natural como respirar. Porque además las caídas forman parte del día a día, así que no hay miedo a quedar con la rodilla pelada y con costras, así aprendemos rápidamente a saltar cunetas y andar en todo tipo de terrenos. Y finalmente como no existe el miedo al ridículo y la gran mayoría de los niños de la escuela y el barrio están en el mismo proceso, se transforma en algo natural.

Para los que son padres o madres o tienen algún menor a su cargo, les advierto que es fundamental que se interesen en que sus hijos aprendan desde muy pequeños el arte de manejar una bicicleta. Por lo que si aún no sabe cómo empezar, acá van algunos consejos de cómo hacerlo.

Bicicleta de madera

Foto: El Mercurio

Bicicleta sin pedales ni rueditas laterales

Una edad adecuada para comprarle a un niño una bicicleta es desde los 2 ó 3 años en adelante. En esta etapa lo mejor es comprar una sin pedales y sin rueditas laterales, esto le permitirá al menor aprender de manera fácil el equilibrio, desplazarse moviendo sus pies rápidamente y a mirar hacia delante para controlar el móvil y no sus piernas o manos.

De este tipo de bicicletas las hay de madera y de aluminio, sólo tiene que fijarse que cuando el niño se siente en el asiento, sus pies toquen horizontalmente el suelo y le quede cómodo tomar el manubrio. Los precios, para este tipo de modelo, van desde los $20.000 a los $200.000, varía la calidad de los materiales, obviamente, pero el objetivo que se quiere lograr es el mismo con cualquiera.

Cuando ya el pequeño ha dominado el equilibrio y se maneja sin problemas para doblar, frenar con los pies e impulsarse con rapidez, podemos pasar a una bicicleta con pedales, la que comenzará a manejar sin problemas, pues ya tiene incorporados los conceptos básicos de este deporte.

Bicicleta con rueditas laterales

Foto: El Mercurio

Para niños mayores de 5 ó 6 años lo mejor es la bicicleta con rueditas laterales

Para los niños mayores de 5 ó 6 años lo mejor es adquirir un modelo con rueditas laterales y pedales, las hay desde el aro 12 (tamaño de la rueda) en adelante y dependen del tamaño del menor. Con ella el niño aprenderá sin miedo, pues las rueditas le ayudarán en el equilibrio.

Cuando ya domine el arte de doblar, frenar, pedalear y mirar hacia delante para esquivar los obstáculos, será hora de sacarle las rueditas, puede ser de a una o ambas a la vez, pero el adulto responsable tendrá que dedicarle algunas horas de su tiempo para tomar el asiento desde atrás y correr tras el menor para darle impulso y seguridad. Sin duda un recuerdo que permanecerá imborrable por el resto de la vida del menor y que le ayudará a integrarse a un mundo de aventuras y diversión.

Más sobre Mountainbike

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X