Inicio » Mujer »

Cirugía Cenicienta: el secreto de operarse para lucir pies de princesa

Comenzaron su auge en los 90 cuando Carrie Bradshaw recorría  Manhattan arriba de sus lujosos tacones, pero  por estos días las intervenciones estéticas en los pies se han convertido en un boom.

Guía de: Mujer

Dedos más largos, uñas mejor perfiladas, talones más abultados que permitan  caminar “en las nubes” y empeines mejor delineados, estas son sólo algunas de las promesas que ofrece la nueva cirugía “Cenicienta” que actualmente causa furor en Estados Unidos y Gran Bretaña.

¿En qué consiste? En operar los pies para contar con unos dignos de aquel personaje de ficción que encontraba al príncipe azul al momento de probarse una zapato de cristal. Según los especialistas, las mujeres modernas más que querer calzarse una zapatilla transparente, lo que buscan con esta operación es lucir sandalias y otros zapatos de verano con pies perfectos.

cirugia cenicienta

Incluso en algunos casos, las ya mayorcitas han decidido pasar por el pabellón para mejorar el aspecto de sus pies, como una forma de “sentirse más jóvenes”. “Si me bajo de los tacones me daré cuenta de la verdadera edad que tengo”, aseguran los podólogos que dicen.

Antes de entusiasmarse con la idea hay que tener claro que una operación de este tipo puede implicar rajar el dedo, seccionar el hueso en dos mitades, volver a unirlas con un tornillo y, por último, coserlo todo. También se pueden sacar juanetes, que es otra intervención habitual, incluso en aquellos casos en que estas protuberancias son prácticamente indoloras.

Dentro de estas intervenciones es corriente el tratamiento de una dolencia hasta ahora inédita: la toe-besity (o mejor dicho: obesidad de los dedos del pie). Mientras que aquellas mujeres con el problema contrario, es decir, escasez de masa en las plantas de los pies y en los talones, a las que les resulta doloroso caminar con zapatos de tacón de aguja, pueden inyectarse material de relleno.

Hay que aclarar que no se trata de una operación barata, por ejemplo en Nueva York una reducción y extensión de los dedos de los pies vale US$ 1.750 ($960.00) por cada apéndice. Mientras que inyectar relleno en los talones tiene un costo de entre US$ 500 ($275.000) y US$ 1.500 ($852.500) por cada extremidad.

Así que o conformarse con lo que naturaleza dio o bien empezar a ahorrar para tener lindos pies el próximo verano.

Más sobre Mujer

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X