Inicio » Mujer »

¿Cómo sacar la pintura de uñas sin usar acetona? Secretos caseros de gran ayuda

Que se asome el color natural de las uñas en medio del rojo del esmalte puede ser un desastre…y si no hay acetona, peor. Acá algunos secretos que te salvarán del bochorno.

Guía de: Mujer

Piensen sinceramente, ¿hay algo más horrible que andar por la vida con el esmalte de uñas “saltado”, es decir a medio salir? Ni hablar cuando estamos a punto de ir a una cena o una cita y descubrimos que nuestros dedos están con un poco de cada color. Y lo que es peor, no tenemos acetona a la mano.

El llamado es a no entrar en pánico, porque aunque muchas no lo crean para esos momentos de angustia, hay soluciones. Menos convencionales, pero útiles.

unas-acetona

Una respuesta eficiente puede ser azúcar y alcohol. Se mezclan por partes iguales en un recipiente de alcohol isopropílico y azúcar blanca. Cuando quede como una pasta se unta con esa preparación un algodón y con él se retira la pintura ejerciendo presión.

Otra opción es usar desodorante en spray o laca y aplicar la misma presión con una mota de algodón. Es importante remover rápidamente los restos de pintura y no esperar, por nada del mundo que seque porque se crea el efecto contrario (es decir se fija más la pintura). Este truco funciona porque en general, los productos de belleza enlatados contienen un alto porcentaje de alcohol y compuestos similares a los que podrías encontrar en la acetona que usas regularmente.

Por esta misma razón, un poco de perfume y colonia también podrían ayudarte. Empapa un algodón de la sustancia y empieza a retirarte el esmalte rápidamente, nuevamente no esperes que se seque el producto.

Otra cosa que puedes intentar es colocar brillo transparente sobre tus uñas para sacar la pintura. Esto funciona poniendo una capa abundante de ese producto sobre las uñas, la que debe ser removida rápidamente. El esmalte humecta la capa de pintura vieja y permitir que salga con mayor facilidad.

También puedes hacer tu propio quitaesmalte casero usando un poco de vinagre de vino blanco. Viértelo en un bol y añade la misma cantidad de zumo de limón y revuelve hasta que ambos productos queden perfectamente mezclados. Entonces, lo aplicas sobre los restos de pintura de tus uñas. Y ahí estás ya lista para salir., con tus manos impecables.

Más sobre Mujer

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X