Inicio » Mujer »

Enrique VIII: Las cartas que revelaron el lado más romántico del tristemente celebre rey inglés

Reconocido como el que impulsó el cisma de la Iglesia y por la crueldad para con sus esposas, el monarca era también un hombre de intensos sentimientos.

Guía de: Mujer

Seis veces se casó Enrique VIII con distintas mujeres, ninguna de esas uniones terminó bien. Para ponerles fin a sus historias de amor el monarca recurrió a repudios, divorcios, sangrientas decapitaciones y grandes tragedias. Sin embargo, no siempre las trató así.

Al parecer el recordado monarca, que desató la separación de los creyentes ingleses de la Iglesia Católica era un romántico que no dejaba sentimientos sin mostrar a sus mujeres. Todo quedó al descubierto en el año 1971, en el Vaticano, cuando se descubrieron una serie de misivas que el rey de Inglaterra envió a sus esposas, en los tiempos en que las amabas.

Por ejemplo, para su querida Ana Bolena, quien parece ser la mujer que más amó escribió: “He pasado un año entero herido por los dardos del amor y sin saber si voy a encontrar un lugar en vuestro corazón y afecto, lo que, en último término, me ha prevenido hasta ahora de llamaros mi amante; si solamente me amáis con un amor corriente, ese nombre no es adecuado para ti, porque eso no denota un amor singular como el mío, que está muy lejos de ser común”. Pese a las lindas palabras, tres años después la mandó  a decapitar para así poder casarse nuevamente.

Ana Bolena2

No fue la única ocasión que lo hizo, ya que hubo cartas con el mismo delirio para Catalina de Aragón, hija menor de los Reyes Católicos. Su primera esposa,  a la que poco después de casarse rechazó al creer que no podría tener un he­redero varón. Lo mismo sucedió con Ana de Cléveris, cuyo casamiento canceló apenas medio año después de concretarse, lo que no significó ningún inconveniente para el rey, pues ya tenía sustituta en otra de las damas de compañía de la pasajera reina: Catalina Howard.

Las cartas fueron encontradas  por Nery Savage, un historiador que buscaba las relaciones entre Inglaterra y la Iglesia Católica. Él tuvo acceso a los archivos prohibidos del Vaticano y ahí estaban las misivas, probando según él, que aún había vínculo entre Inglaterra y la iglesia, pese al rompimiento que habían tenido a causa del propio Enrique VIII.

Enrique 8

Poco más de cuatro décadas después los escritos dedicados por el monarca a Ana Bolena dentro de estas misivas se publicaron dentro de un libro, “Cartas de Amor de Enrique VIII a Ana Bolena”.

 

Más sobre Mujer

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios