Inicio » Mujer »

La ciencia lo avala: es normal llevarse mal con la suegra

Una investigación realizada durante 20 años por la psicoanalista inglesa Terri Apter reveló que el 60% de las mujeres con parejas estables tiene fricciones con las madres de su marido.

Guía de: Mujer

Dicen que por definición es un vínculo difícil de llevar. Que es lógico que nunca nuera y suegra enganchen al cien por ciento, porque aseveran: “Son dos mujeres queriendo al mismo hombre”. Muchas hemos escuchado de nuestras propias madres: “Yo no lo crié para que se lo lleve esa”, el problema es cuando “esa” somos nosotras mismas.

Ahora bien, mal de muchos consuelo de tontos, pero es claro que no es un problema sólo de uno, ni siquiera de un solo país. Tanto así que la ciencia lo avala: una investigación realizada durante 20  años por la psicoanalista inglesa Terri Apter reveló que el 60% de las mujeres con parejas estables tiene fricciones con las madres de su marido, mientras que en el caso de los hombres, sólo el 15% asevera que ha tenido problemas con la madre de su mujer. Ojo también le preguntaron a las suegras y el 56% de ellas aseguró no tener una buena relación con la que “no era lo que quería para mi hijo”

Suegra

Foto: the-corral.blogspot.com

¿De dónde nace tanto conflicto? Según la investigación de Apters, la mayor fuente de problemas entre suegras y nueras es el cuidado de los niños o el trabajo de la casa. Y si tú estás emparejada con un extranjero, preocúpate porque los conflictos pueden acrecentarse si ambas son, por ejemplo, de nacionalidades muy distintas. Ni hablar si no comparten la religión.

“Hay una sensación de que las mujeres no van a educar a los niños bajo los principios culturales, religiosos y o morales que ellas han propiciado toda su vida, por tanto ahí viene una fuente de conflictos relevante”, dice la psicoanalista autora del libre ¿Qué quieres de mi? Donde aborda esta compleja relación.

Los celos

Otra fuente de conflictos son los celos. En el estudio, dos tercios de las nueras consultadas aseguraron que tenían la seguridad que las suegras sentían celos de ellas, mientras que el mismo porcentaje de las señoras madres (66%) aseveró que el actuar de las nueras las alejaba de sus hijos

Hay que decir que la suegra ha evolucionado. Las madres de nuestros padres se desvelaban pensando en el que “esta mujer” era capaz de alejar al niño de la casa materna, mientras que a nuestras suegras les quita el sueño el poder controlar cómo se está atendiendo a su retoño.

En definitiva, y aun cuando los tiempos cambien, nuera y suegra están lejos de ser amigas. Y la ciencia lo avala.

Más sobre Mujer

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X