Inicio » Mujer »

La increíble historia de Ashley Piccirilli, la mujer que quedó enterrada viva en EE.UU.

La joven estadounidense sobrevivió, manteniendo la calma y controlando la respiración.

Guía de: Mujer

Ser enterrado vivo debe ser uno de los temores más grandes, e históricos, de los seres humanos. Y aunque siempre se asocia a un error por creernos muertos, el caso de la estadounidense Ashley Piccirilli es diferente.

Piccirilli era una joven estadounidense de 31 años que enfrentó una situación que desafió todos los límites de la resistencia humana.

Corría el año 2021, mientras ella trabajaba en una obra en Massachusetts, una pared de tierra colapsó, dejándola sepultada viva durante más de media hora.

Ashley-Piccirilli-1

La joven había comenzado su nuevo trabajo en la construcción hacía menos de una semana y estaba haciendo obras en una zanja cuando sus compañeros le advirtieron que una de las paredes del lugar se estaba desmoronando.

Sin embargo, ella sabía que no podía hacer nada y a pesar de la advertencia, a los pocos minutos vino lo inevitable: quedó atrapada bajo una montaña de tierra.

A pesar del miedo y el dolor, Ashley mantuvo la calma y controló su respiración, tratando de inhalar y exhalar lo mínimo posible, ya que bajo la tierra no había espacio para que sus pulmones se expandieran, además de que conservar el oxígeno era vital.

Tiempo después, ella reconoció a medios locales que logró estar tranquila porque confiaba en que la encontrarían, ya que sabían dónde estaba. Y así fue.

Aunque sus compañeros tardaron media hora en rescatarla, lo lograron. Y Ashley fue trasladada de urgencia al Baystate Medical Center, donde el equipo médico luchó por salvar su vida.

El impacto del colapso le había causado graves lesiones, como fractura de todas las costillas del lado izquierdo, una clavícula rota y un pulmón colapsado.

ashley piccerilli

Sin embargo, lo más alarmante fue la hemorragia interna causada por una lesión en la vena cava, una de las principales venas que llevan sangre al corazón. Esto provocó que en su primera cirugía, su corazón se detuviera por la pérdida masiva de sangre, pero se reanimó rápidamente.

La doctora Kristina Kramer, quien la atendió, explicó que Ashley estaba sangrando tanto que el sonido del sangrado era audible, lo que requirió la intervención inmediata y asistencia adicional del equipo médico.

La recuperación fue lenta y dolorosa. Pasó 30 días en tratamiento intensivo y regresó a casa con un catéter y una aspiradora para ayudar a sanar sus heridas.

Piccerilli había tenido entrenamiento militar antes, lo que según especialistas fue clave para su recuperación. En tanto que ella atribuye a este entrenamiento el haber mantenido la calma y el enfoque durante todo el tiempo que estuvo bajo tierra.

Más sobre Mujer

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios