Inicio » Mujer »

Las inusuales respuestas que encuentras a la hora de buscar ayuda doméstica

No es que uno viva en una casa muy grande o quiera que le cocinen cosas rebuscadas, sólo quiero alguien para limpiar y lavar, pero la verdad es que ya es difícil encontrar.

Guía de: Mujer

La situación es la siguiente, estoy a días de tener mi primer hijo y mi marido está enfermo, tengo una casa grande y dos perros, por lo que ayuda doméstica -de la que había prescindido hasta ahora- voy a necesitar.

inusuales-respuestas

Con eso en mente y las caras de terror de mis amigas que aseguran que en mi “situación” es imposible no tener “nana” –aunque mi madre me apoye en casa- salí a buscar a alguien que me colabore. Hay que precisar que no quiero una institutriz inglesa, ni menos una cocinera avezada, sólo necesito una persona honrada que planche, lave y limpie… ¿es mucho pedir?. Como primer paso decidí acudir al antiguo método de los amigos y conocidos que tengan recomendación de una persona. Y ahí vinieron las sorpresas.

La primera: una mujer que llegó una hora tarde y luego que le explicara los quehaceres me dijo: “No señora nunca había visto alguien tan loca como ud. (cuando le dije que acá no se aspiraba el piso flotante, por consejo del fabricante)”…si la primera vez me dice interdicta, que se espera al mes de trabajo.

La segunda: como dije tengo dos perros chicos, viven dentro de casa y así llegué al dato de otra señora que (sabiendo de ellos) no hice más que abrirle la puerta para que agarrara su cartera y entrara en estado de pánico. Termine consolándola y obviamente diciéndole que mejor no trabajara conmigo.

La tercera: una persona que al entrar a casa el supuesto primer día de trabajo me dice: yo voy a venir sólo por dos semanas, porque yo trabajo en otro lado y esto es por mis vacaciones nada más. Preferí que se fuera al instante, no me servía.

Otras respuestas con las que me encontrado, propias de esta fecha de vacaciones: no señora, llámeme en marzo porque enero y febrero yo descanso; no usted vive muy lejos yo no voy para allá (ojo tengo transporte público a una cuadra y vivo a 10 minutos del Metro en colectivo); y claro están las que ponen el cronometro y no trabajan más de tres horas, aunque el encargos sea limpiar el palacio de Versalles o un departamento de dos por dos, da lo mismo el tamaño.

Con todo esto no me cabe más que recordar a un  político  chileno: “El mercado es cruel” y tomar ciertas medidas: una escoba eléctrica y una empresa de limpieza en caso de entrar en crisis sanitaria…Todo eso mientras me animo a tener a la aventura de llamar a una agencia…que sin duda me depara otro mundo de respuestas.

Más sobre Mujer

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X