Inicio » Mujer »

Los nuevos tiempos tratan de sacar de la ópera el sesgo machista y erradicar los femicidios

Las nuevas versiones ya están cambiando y la ópera Carmen es un ejemplo.

Guía de: Mujer

Una Carmen adaptada a nuestra época fue la que se estrenó en el teatro Di Maggio de Florencia, hace poco tiempo, en ella la protagonista no muere asesinada. Ocurre que el responsable de esta versión, el director italiano Leo Muscato, decidió adaptar el clásico de Georges Bizet a los tiempos en que se condena el femicidio, por lo que en su final, a diferencia de lo que ocurría en el clásico, la protagonista mata a su eventual asesino.

Para los que no la conocen, la ópera relata cómo el soldado Don José, se enamora de la gitana Carmen y se revela retirándose del ejército y uniéndose a un grupo de contrabandistas. Sin embargo, mientras esto ocurre, ella se enamora del Torero Escamillo. Es así como los celos hacen que Don José decida matar a Carmen.

Carmen adapatada

En la versión original el soldado logra su objetivo, sin embargo, en la reinvención de Muscato la mujer le arrebata el arma al enamorado y lo mata a él. Este cambio sería también una forma de protestar contra los femicidios, pero no fue de total agrado para el público que la vio en Florencia y que en más de una función terminó pifiando.

Sin embargo, esta no es la única opera con ese sesgo, según datos de Operadatabase, en el 42% de estas piezas musicales la protagonista muere, claro que no siempre asesinada. En La Traviata de Verdi , y en La Boheme de Puccini, tanto Violetta como Mimí mueren de tuberculosis, mientras que en Lucía di Lammermoor (Donizetti) la mujer muere de locura. Precisamente ahí hay otro punto, a las mujeres no sólo se les mata en la ópera, sino también se las hace ver como seres inestables tanto física como emocionalmente.

Más sobre Mujer

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X