Inicio » Mujer »

Nuevas formas de machismo: ¿Cómo reconocerlas?

No te van a mandar a lavar los platos o a caminar a un metro de distancia, pero algunas frases que incluso parecen “simpáticas” dejan al descubierto al machista moderno.

Guía de: Mujer

Claramente habría que ser muy machista para pregonar a los cuatro vientos cosas del tipo: la mujer no debe trabajar, el lugar de una esposa es en la cocina. De ahí que esas frases no se escuchen comúnmente, sin embargo en la actualidad existen otras que denotan a un (o una) machista.

El diario español La Replica, recopiló una serie de estas afirmaciones, muchas de las cuales escuchamos comúnmente en conversaciones.

La primera es casi un clásico: “Yo no soy feminista ni machista, yo creo en la igualdad”, precisamente hay que aclararle a la persona que la dice que el feminismo es un movimiento que reivindica la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, mientras el machismo promueve la superioridad delos caballeros.

machista

Otra bastante común “eso del lenguaje inclusivo es una tontera, vamos a terminar diciendo sillas y sillos”. Utilizar como argumento el femenino y el masculino en cualquier sustantivo es un intento de ridiculizar el lenguaje no sexista, ya que los sustantivos que no tienen sexo biológico ni género, no necesitan tal diferenciación.

“No existe el acoso verbal, es un piropo”, seamos claros, silbar y/o gritar por la calle a una mujer desconocida algo relacionado con su aspecto, su cuerpo y su ropa es acoso verbal. A diferencia de ello, un piropo es algo agradable que se dice a la cara de alguien conocido.

También debería existir un día del hombre”: en realidad eso revela desconocimiento del por qué el 8 de marzo fue declarado el día Internacional de la Mujer Trabajadora por la Organización de Naciones Unidas en 1975. Entonces, hay que decir que fue una forma de conmemorar las luchas de las mujeres obreras que reivindicaban sus derechos y la igualdad en la sociedad.

Por último, están aquellos que aseguran que “Ya hemos conseguido la igualdad”. Ante eso, sólo para que se recuerden de algunas “diferencias” los especialistas mencionan: la infrar representación política, la brecha salarial, las mujeres asesinadas por sus parejas, el techo de cristal o el sobrecargo de los cuidados nos indican todo lo contrario: vivimos en una sociedad desigual.

Más sobre Mujer

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X