Inicio » Mujer »

Reina Isabel II: Las estrictas reglas de belleza que ha debido respetar la monarca en 70 años

La vida de las mujeres de la casa real británica está reglamentada a tal punto que deben respetar normas incluso al momento de maquillarse.

Guía de: Mujer

El reciente jubileo de los 70 años de reinado de Isabel II en Inglaterra no sólo han significado importantes celebraciones en Gran Bretaña, si no también ha sido un buen momento para hacer un recuento sobre lo que ha significado este tiempo en aspectos más íntimos para la monarca.

En tal sentido, los cuidados de belleza han sido relevantes en este período, tanto para ella como para las otras mujeres de su casa real, muchas de las cuales se transformaron en verdaderos modelos a seguir, en distintas épocas.

Isabel II

Y es que pertenecer a la casa Windsor no es tan simple a la hora de vestir o maquillarse como uno quisiera, la propia Isabel II debe respetar estrictas normas. Al respecto, las más relevantes de ellas son:

Utilizar un labial discreto: nada de colores llamativos como el rojo o el naranja. Sólo están permitidos los tonos nude y los rosa más naturales. La idea es que la reina luzca de forma más natural y no corra el riesgo de que por accidente el lápiz labial manche sus dientes. Eso no se vería bien.

Las uñas en tonos naturales: la misma regla de la discreción en los tonos de los labios corre para los colores que utiliza la monarca en sus uñas, nuevamente nada de tonos llamativos, tampoco oscuros. Cabe precisar que la única integrante de la realeza que alguna vez se atrevió a pasar esta regla fue Meghan Markle, cuando aún era parte de la realeza, entonces asistió a los Fashion-Awards 2018 usando un esmalte oscuro.

En tanto que la reina Isabel no se complica y utiliza el mismo pintauñas rosado desde 1989: se trata del color Ballet Slippers (zapatillas de ballet) de la marca Essie.

meghan uñas

No abusar de las bases ni el rubor: aunque sea tendencia eso de enmarcar el rostro en tonos más oscuros para que luzca más delgado y se resalten más los pómulos, la reina Isabel II y las mujeres de su familia no pueden acudir a ese truco ya que la premisa de su maquillaje es que éste debe lucir absolutamente natural, siempre, y por nada del mundo deben resaltarse los pómulos.

Prohibido retocarse: por muy largo que sea un evento, por mucho calor que haga, en definitiva no importa lo que ocurra, una miembro de la casa Windsor no debe retocar jamás su maquillaje en público, dado que esto se considera de muy mal gusto.

Tener el peinado apropiado: no se trata de tener el estilo que sea tendencia, el peinado de la reina, y de todas las mujeres de su familia, debe ser sencillo, natural y favorecedor, pero además debe ser aprobado por un comité especial.

Además, su estilista deberá visitarlas con mucha frecuencia para aplicarles tratamientos especiales -el cabello maltratado no es una opción-, despuntar su melena (se deben evitar cambios de look radicales) y cubrir las canas, en caso de ser necesario. Ahora bien, cuidado porque el teñido debe lucir natural.

Con todo esto, no es de extraños que las Royalties londinenses tengan ciertas prácticas que uno consideraría atípicas para su rango y estatus, por ejemplo, que la reina Isabel II se maquille ella misma todos los días, aún para actividades oficiales.

Los sombreros: uno de los accesorios que las mujeres de la familia real tienen que utilizar por obligación en eventos importantes como casamientos o bailes, son los famosos “fascinators”. Se trata de pequeños sombreros, o tocados, en diferentes formas, colores y texturas, un must que siempre utilizan Kate Middleton y la Reina Isabel II.

Más sobre Mujer

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios