Inicio » Nueva York » Equipo

Las dos caras de Times Square: Dos miradas muy distintas para un símbolo de Nueva York

Times Square puede resultar alucinante para el turista, pero tiene otra mirada sobre la que los locales más de alguna vez han reflexionado.

Es indudable que la zona de Times Square es uno de los símbolos de la ciudad de Nueva York. Está donde se juntan las avenidas de Broadway y la Séptima,  entre las calles 42 y 47. Es uno de los lugares centrales del comercio neoyorkino, donde se pueden encontrar los principales teatros con shows de Broadway, tiendas como la de Disney y la de M&Ms, los estudios de canales como ABC, restaurantes, bares, y la mayor cantidad de pantallas gigantes que uno pueda ver en un solo lugar. Visitar este lugar es un espectáculo para un turista, pero no tanto para una persona local. Veamos lo que representa Times Square desde dos puntos de vista diferentes.

Hace poco, me vinieron a visitar a la casa mi primo con su señora. Él es diseñador y era su primera vez en Nueva York. Cuando volvió de Times Square estaba impactado. No se esperaba algo así; realmente le encantó.  Y entiendo totalmente su fascinación. Lo primero que uno enfrenta es una sobre estimulación de los sentidos al 100%.

Times Square

Foto: El Mercurio

Visualmente, se ven cientos de pantallas gigantes de luces LED con publicidades de todos tipos. Estas van cambiando cada cierto tiempo, diferentes colores y formas, todo alrededor brilla. Al mismo tiempo, uno se encuentra con miles de personas de todas culturas y países. Turistas de todas las nacionalidades se mueven por las calles, gente promocionado ofertas de tures o para algún musical, personajes de películas, de Plaza sésamo y el clásico cowboy en calzoncillos con su guitarra piden dólares por cada foto que se sacan con ellos. Se escuchan todo tipo de lenguajes, bocinazos y el ajetreo de un lugar que alberga millones de personas al año y que para el año nuevo repletan las avenidas esperando la caída de la bola (ball drop). Pasear por Times Square es un espectáculo en cualquier día del año.

Cambio drástico

Sin embargo, el panorama cambia si vemos este lugar desde el punto de vista de una persona que vive en Nueva York. Me tocó ir a hacer un trámite cerca de la zona y estaba un poco apurado. Todo lo maravilloso que un turista ve se esfuma al tratar de moverse rápido por aquí. Las veredas abarrotadas de gente mirando para cualquier lado, hacen que la caminata sea interrumpida y lenta. La estimulación de los sentidos te abruma y lo único que quieres hacer en ese momento es salir de ahí. Además, lo que está ocurriendo en este transitado lugar es una representación clara de  la decadencia de la cultura occidental;  todo lo opuesto a los valores de sustentabilidad y austeridad que deberíamos cultivar para estar bien con nuestro medio ambiente y con nosotros mismos.

Por un lado, tenemos pantallas gigantes incandescentes, que están prendidas las 24 horas del día gastando energía al por mayor. Por otro, cada una de las personas que andan dando vueltas, tiene por lo menos una bolsa en cada mano. Es impresionante sentarse en las escaleras rojas de Broadway y la calle 46 Oeste y ver que uno de los objetivos es consumir por el hecho de consumir. Veo las cantidades de bolsas de todas las marcas y me imagino áreas  del tamaño de canchas de futbol siendo taladas en el Amazonas, buques trasladando productos desde China y consumiendo miles de litros de combustible, niños en fábricas del sudeste asiático trabajando en míseras condiciones para manufacturar esos mismos productos adentro de las bolsas. Es este lugar y esta cultura la que fomenta todo este consumo. Y la gente que da vuelta por Times Square ni siquiera se cuestiona esto por un segundo.

Las dos caras de Times Square, ¿cuál es la que ves tú?

Más sobre Nueva York

Comentarios Deja tu comentario ↓