Inicio » Odontología » Equipo

Radiografías dentales en embarazo, lo que hay que saber

Es importante mencionar que la radiación que uno recibe al exponerse es acumulativa por lo que siempre se deben tomar precauciones para minimizar aún más la exposición.

Me parece interesante tratar el tema de las radiografías para así poder dar a conocer cuáles son los efectos que tienen los Rayos X en el feto que se está gestando y el impacto que puede tener específicamente las radiografías que generalmente se utilizan en Odontología. De tal forma de dar respuestas a ciertos mitos basándome en lo que se ha estudiado y se sabe actualmente sobre el tema. Los rayos X son un tipo de radiación electromagnética que puede ionizar material al pasar a través de ellos.

En el caso de materia viva puede dañar sus células o su material genético. Este daño a las células del feto, durante el embarazo, puede resultar en la pérdida del bebé, defectos al nacer o deficiencia mental. Sin embargo, este daño va a depender de la cantidad de radiación y de la etapa del embarazo en que esté la madre.

Las radiografías dentales pueden indicarse durante el embarazo, porque la radiación que se expone al feto es mínima. Por lo tanto, el riesgo de una teratogénesis por exposición a este tipo de radiografías es nula. El mayor riesgo de daño al feto por teratogenicidad y muerte es durante los primeros 10 días desde la concepción.

Radiografía Dental

Foto: Taplacoyan

El período más crítico va a constituir el período de desarrollo fetal que va desde la 4ta a 18 semanas de gestación. La exposición del feto a una radiación de más de 0.20 Gy puede causar microcefalia o retardo mental. Sin embargo, las radiografías usadas en odontología, panorámicas y retroalveolares totales, producen una exposición al feto de 1.5 x 10-4 Gy y 10-5Gy respectivamente. Por lo que serían seguras para ser usadas durante el embarazo.

Precauciones

Es importante mencionar que la radiación que uno recibe al exponerse es acumulativa por lo que siempre se deben tomar precauciones para minimizar aún más la exposición. Para esto, se podrían preferir radiografías que producen menor radiación, como bitewing o retroalveolares (evitando la radiografía panorámica, donde es mayor la exposición), se podrían usar películas radiográficas de alta velocidad o radiografía digital, etc.

Para esto es sumamente importante que antes de tomarse la radiografía diga que está embarazada para que se tomen todas las precauciones necesarias. En todos los pacientes y sobre todo en pacientes embarazadas la indicación de la radiografía se realiza considerando el riesgo de exposición y pensando en el beneficio que puede tener para facilitar el diagnóstico.

En el caso de las embarazadas se recomienda hacer todo tipo de tratamientos odontológicos durante el segundo trimestre del embarazo y solicitar radiografías siempre cuando la necesitemos.

Más sobre Odontología

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X