Caballos cimarrones de Patagonia: Su cruel destino si son capturados

Los últimos caballos cimarrones de Patagonia se enfrentan a su destino de amansamiento para fuerza de trabajo o consumo.

Guía de: Patagonia

Caballos cimarrones

Grupo de caballos cimarrones capturados y listos para ser embarcados. Foto: “Salvemos a los caballos de Tierra del Fuego”. 29 de julio 2014.

Dedicamos los dos primeros artículos de esta serie sobre los caballos cimarrones de la Patagonia, para aproximarnos a su posible origen. Ahora intentaremos describir su presente y posible futuro. Advertimos que algunas de las situaciones aquí descritas podrían herir su sensibilidad.

Distribución geográfica de las manadas salvajes

Actualmente se considera como válido que la distribución territorial de manadas o tropillas de cimarrones va desde el norte de la provincia de Río Negro hasta el Parque Nacional Los Glaciares en Argentina, y Parque Nacional Torres del Paine hasta Tierra del Fuego e Isla Navarino en Chile. Se menciona como lugares donde el avistamiento puede ser factible, requiriendo armarse de mucha paciencia y con la guía de baqueanos, varios sectores de los parques nacionales de Torres del Paine (Chile) y Los Glaciares (Argentina). También existen pequeñas tropillas en grandes estancias de la zona, tanto del lado argentino como chileno. La toponimia de la región y las empresas de turismo aventura aportan algunas pistas como por ejemplo la cordillera Sierra Baguales en el límite entre Chile y Argentina. El número y distribución exacta en el territorio de esas manadas o tropillas es guardado con fundado recelo por las autoridades de parques nacionales de Chile y Argentina. También, por las empresas de turismo aventura que ofrecen avistamiento de esos animales y por conservacionistas o estudiosos. Los motivos del recelo varían según el interés particular de cada sector involucrado; desde el mandato lógico de preservación de la fauna local por parte de las autoridades de parques nacionales hasta el simple negocio de atrapar y vender caballos para trabajo o matadero. En medio de estos dos intereses contrapuestos se mueven las empresas de turismo aventura que captan el fuerte interés turístico de esos caballos, sumados a los conservacionistas y simples amantes de la fauna en libertad.

Caballos cimarrones

Vista de una red para atrapar a los caballos cimarrones. Foto “Salvemos a los caballos de Tierra del Fuego”.

Peligros y acechanzas

Su cruel destino si son capturados“…Yo andaba emparvando un pasto cuando frenó con gran ruido un camión lleno de fletes, zainos, bayos, ruanos, pintos. El hombre me oferto plata pa’ llevarse mi tordillo le dije: “No, muchas gracias”.”Pa que lo quiere”, me dijo, “si ya no sirve para nada y yo le pago ahora mismo y en vez de que muera aquí que muera en el frigorífico”. Malaya, triste destino los caballos argentinos”. Fragmento de “Mi viejo potro tordillo” de Atahualpa Yupanqui. Si bien en la última semana he recibido muy buena información local sobre la localización de las manadas más numerosas, prefiero obviar las coordenadas precisas debido al riesgo que implica para esos animales. ¿Cuáles son los principales peligros para los caballos patagónicos? En primer lugar la “caza” masiva para amansamiento y trabajo o consumo. Está claro que los ejemplares más aptos capturados serán destinados a amansamiento, el resto para consumo. La mayoría de los establecimientos mataderos y frigoríficos de la región tienen habilitación para trabajar con carne equina según información suministrada por el Ministerio de Agricultura de Chile. Los establecimientos faenadores en Patagonia, aquellos habilitados y bajo inspección oficial actualizado a junio 2015, muestra que de 25 establecimientos 15 incluyen el ganado equino en sus operaciones. En segundo lugar, se ha podido detectar que una parte de los hacendados y productores bovinos y ovinos de la región consideran al caballo salvaje como un feroz competidor de pasturas y espacio para su ganado. Una de las alternativas para reducir o minimizar el impacto económico de compartir pasturas con los caballos, ha sido el contratar a terceros especializados en rastreo y rodeo de las tropillas de cimarrones. Al reducir o eliminar la cantidad de caballos cimarrones en sus campos, los propietarios optimizan el rendimiento de su ganado y logran al mismo tiempo un ingreso adicional por el pago de parte de los contratistas – cazadores. Los ejemplares capturados son seleccionados según su aptitud para amansamiento y luego destino de trabajo, los otros, los menos favorecidos, son destinados a faena.

Caballos cimarrones

Captura de caballos cimarrones. Foto: Salvemos los caballos de Tierra del Fuego.

“…Le di las gracias de nuevo por no voltearlo de un chirlo después atiné a decirle: “Siga nomás su camino, déjelo al flete que muera la muerte que él ha elegido, en su cielo y su paisaje, en su tierra y su camino ande termina el alambre y empiezan los espinillos”. Malaya, triste destino los caballos argentinos”. Fragmento de “Mi viejo potro tordillo” de Atahualpa Yupanqui. Carne de exportación “La faena de caballos es una actividad poco conocida por la población argentina, y es casi nulo el consumo interno de su carne. Éste consumo se da solo, y de manera anecdótica, en algunas zonas de la Patagonia, motivo por el cual casi la totalidad de la carne de caballo aquí producida se destina al mercado externo. Nuestro país ha exportado carne equina durante las últimas dos décadas por un valor promedio u$ 50 millones de dólares anuales. El promedio de cabezas faenadas por año es aproximadamente de 190.000″.  El texto citado está en el documento Programa de asesoría parlamentaria emitido por la Fundación Nuevas Generaciones en cooperación internacional con Fundación Hanns Seidel, sobre la producción de carne equina en Argentina, publicado en fecha posterior a 2010. El consumo de “manera anecdótica” citado, quizás se refiera a la práctica de incluir el sacrificio de un caballo para asar su carne en algunas de las estancias patagónicas, a fin de deleitar a viajeros europeos y estadounidenses deseosos de ese tipo de productos. En el próximo artículo de la serie: controversia sobre la conservación de los caballos cimarrones de Patagonia.

Caballos cimarrones

Foto: Salvemos los caballos de Tierra del Fuego.

 

Más sobre Patagonia

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X