Inicio » Sexualidad » Equipo

No es personal: Reconocer esto es el primer paso para superar una infidelidad

Especialista asegura que muy poco se puede hacer para evitar este tipo de acciones.

Romperse la cabeza por una infidelidad es de lo más común que existe. La vida en pareja no es fácil, ciertamente, y cuando los factores se alinean, es probable que esto aparezca para terminar de romper la relación.

En ocasiones olvidar es más difícil de lo que se cree. De hecho, algunos deben acudir a terapias para abordar y liberarse de los grilletes del despecho.

La infidelidad no es personal

Nadie se levanta por la mañana pensando en hacer daño, afirma la psicóloga | Imagen: Referencial

Por ello, la psicóloga Vani Leal, en un encuentro con el portal Mujer Hoy, brinda una serie de orientaciones para contrarrestar estos sentimientos y dar por fin el paso hacia la tranquilidad mental que estas experiencias dificultan.

“Lo primero y lo más importante que tenemos que aceptar es que no es personal. Y, dirás: ¿cómo que no es personal si me lo han hecho a mí?”, inicia en su explicación.

Detalla que no es personal “por una sencilla razón”: Nadie se levanta por la mañana con la idea de dañar con una infidelidad.

“La infidelidad no es más que una pésima decisión, tomada en un mal momento. A veces por miedo, a veces por cobardía, a veces por dudas, a veces por escapar, a veces por un millón de motivos”.

La psicóloga no justifica la infidelidad ni que, al no ser personal, se pueda perdonar tranquilamente, pero sí que el acto de ser infiel implica que ese alguien “no sabe enfrentarse a sus problemas” y que, muchas veces, “esos problemas nada tienen que ver contigo”.

En ese aspecto, Leal resalta que pensar mucho en ello “destroza tu autoestima porque das por hecho que te falta o te sobra algo, dudas de ti, de tu valía, de tus cualidades y asumes que la traición va dirigida a ti”.

Para la especialista, sí, es normal hacerse preguntas, pero lo adecuado es pensar en aquellas que sí se pueden responder como “¿he podido obviar señales? ¿Qué parte de la relación no funcionaba? ¿Intuía que algo iba mal? ¿Desde cuándo?”.

“También es normal querer preguntarle a la otra parte”, continúa, pero advierte que “normalmente no nos sirve la respuesta que escuchamos, porque nada nos parece suficiente justificación, así que no te metas en bucles de los que luego tendrás que salir”.

¿Falta de compromiso?

Otro de los aspectos que también menciona Leal para Mujer Hoy, es que no necesariamente la persona que comete la infidelidad actúa por no estar comprometido.

Precisa que hay personas que utilizan la infidelidad para simplemente “tener un lugar emocionante al que ir” porque su relación es “extremadamente tranquila”. Eso sí, afirma que claramente hay quien ya no ama a su pareja pero, por obligación o responsabilidad, son incapaces de romper con la relación.

“¿Podía yo haberlo evitado?”, pregunta en el texto y a lo que responde con un rotundo “no, claro que no”. Obviamente no has sido tú la persona que ha tomado esa decisión y por ende no te puedes adjudicar elemetos externos en responsabildad propia. Sólo “podemos evitar muchas cosas de nosotros mismos”, dice.

Por último, reflexiona la especialista que, por supuesto, la decepción, las expectativas y el desamor duelen, pero cuando se asume que no es personal, y que simplemente alguien no ha sabido hacer las cosas del modo más correcto, la autoestima no se resiente de la misma forma y, por lo tanto, superarlo se convierte en un camino mucho más llevadero.

Más sobre Sexualidad

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios