Inicio » Sexualidad » Equipo

Sexualidad como forma de vida: Vías en que afecta a la cotidianidad de las parejas

Hay más problemas que sólo una pasión disminuida para que la sexualidad se vea afectada.

Una de las grandes muestras de amor que tienen muchas parejas es la sexualidad y, aunque no es lo más importante, siempre debe trabajarse en base a una relación saludable y de buen funcionamiento para ambos implicados.

Sexualidad como forma de vida

Falta de comunicación o idealizaciones erradas son parte de estos problemas | Imagen: Referencial

No obstante, el porcentaje de parejas con problemas de sexualidad es alta, y no solo a nivel de intimidad, sino también por convivencia diaria. De hecho, una de las ideas más comunes es pensar que la vida dentro de este ámbito sexual ya no es tan satisfactoria como al principio y no, las relaciones no sólo parten de esta sino de varias circunstancias.

Esto influye tanto que en variadas ocasiones se pretende que el matrimonio deba desarrollarse como en sus primeros meses de relación, cuando la pasión desenfrenada es la clara dominadora Sin embargo, grandes estudios han llegado a la conclusión de que el llamado “amor romántico” desaparece antes de los primeros cinco años de relación, principalmente debido a ciertas toxinas que deja de liberar el cerebro, dopamina, feniletilamina, serotonina, norepirefina, y que sí se hacen presente en esa primera etapa del enamoramiento humano.

Eso sí, todas las parejas pasan por esta especie de “ciclo de complejidad”, y algunas son tan comunes que pocos lo creerían. Es por eso que un grupo de especialistas reunió en una serie de puntos estas realidades para ser reconocidas e internalizadas por todos los públicos posibles. Acá una serie de ellas:

1.- Uno de los dos entrega más

Para nadie es un secreto que cada persona tiene sus ritmos y deseos, por lo tanto es normal que uno de los dos dé más en cuanto a sexualidad se refiere, que la otra persona. Expertos relatan que aquellas personas que quieren una vida sexual muy activa, deben tener una estrategia para que se cumplan sus necesidades y deseos, y la contraparte, además, debe tener una estrategia para satisfacer los deseos de su pareja.

Por otro lado, no es adecuado pensar en la infidelidad como una solución certera para satisfacer la ausencia del deseo, sino trabajar en recuperar el afecto de la pareja. A veces se piensa que la falta de sexo es ausencia de amor y no es así, existen muchas otras maneras de avivar la llama, sin buscar terceros.

2.- Núcleo familiar

La mayoría de las parejas gozan de una sexualidad tranquila hasta que llega el momento de formar una familia. Llega la etapa del embarazo, sí, difícil para ambos, pero no solo este momento es complicado si no cuando ya los niños van creciendo y aquellas actividades que eran compartidas por los dos ahora se ven interrumpidas.

Por ello, se debe tener en cuenta que nuestra pareja es muy importante y primordial, al igual que nuestros hijos. Si la relación con la pareja es buena y se fortifica, la familia por lo tanto estará bien.

3- La falta de comunicación

Este es el mayor problema que tienen las parejas, ya que esa falta de solucionar problemas básicos dejándolos al aire, por el hecho de considerar que no tienen solución, simplemente los aleja. Esto desencadena las rupturas y los fracasos matrimoniales con facilidad, agotando mentalmente a los involucrados. Dicha realidad, principalmente, es creada por la falta de información y por hacer que el tema sexual sea un tabú.

4- La sexualidad idealizada

Desde mucho tiempo atrás se reconoce que sólo por crearse falsas expectativas las relaciones pueden fallar. Especialistas recomiendan que es bueno planificar en mayor medida los encuentros íntimos, y disminuir las citas “salvajes y alocadas”, porque más allá de aumentar la pasión, pueden ni tan siquiera saciar o no ser lo que la contraparte o hasta la misma persona espera.

5- La sexualidad es importante

Si ninguna parte de la pareja tiene interés por hacer el amor con su pareja, menos lo tendrá para solucionar algunos problemas, y esto influye en el afecto, ya que tener esa distancia en el tacto y sentimiento hace que la solución sea la separación mutua y tranquila.

6- Sexualidad y libertad no van de la mano

En el matrimonio, la libertad y el sexualidad no van juntos, ya que el compromiso que le da a su pareja serle fiel y estar solo con esa persona hace la diferencia. Pensar que la libertad y la diversión se acaban al casarse, “es lo peor y lo más falso”, aseguran los expertos, por lo que ven  necesario tomar siempre en cuenta esta exclusividad como impulso y motivación. “Saber que tienes a alguien sexualmente solo para ti solo puede hacer que el amor aumente”, dicen.

Más sobre Sexualidad

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X