Inicio » Sexualidad » Equipo

¿Pueden cambiar los gustos sexuales de las personas con el paso del tiempo?

¿Es probable que aquello satisfactorio de años atrás, no cause placer ahora, o viceversa?

El ser humano y su psicología son términos complejos. Las personalidades pueden mostrarse muy distintas y variables, además, en el misma individuo. Esto último, porque ciertamente una serie de experiencias y aprendizajes pueden hacer a un sujeto cambiar de una manera radical su perspectiva de las cosas.

Si mi personalidad puede cambiar, ¿mis gustos sexuales también?

Nuestros gustos pueden variar y alimentarse a través del tiempo, dice especialista | Imagen: Referencial

Y si hablamos de sexualidad, la cosa no varía mucho. Para la sexóloga francesa, Velérie Tasso, “nuestra personalidad y nuestra sexualidad nunca están fijadas”. En otras palabras, expone que “nunca devienen en un determinado momento petrificadas e inamovibles y siempre están abiertas por el empuje de nuestro deseo y por nuestra capacidad de analizar (si ‘me gusta’ o ‘no me gusta’) lo que ese empuje del deseo nos aporta de novedoso”.

Tasso aplica esta afirmación al proceso de la vida, y cómo los gustos no son los mismos ahora a cuando eramos chicos, y asegura que “vanagloriarse” de haber mantenido ciertos ideales fijos durante la vida sólo evidencia “simple falta de arrojo”.

“Ello no significa, naturalmente, que cada cosa nueva que se prueba a lo largo de la biografía o de la historia de una mujer u hombre tenga que procurar mayor satisfacción que lo ya aceptado o que no llegue un momento en que se produzca un cierta estabilización de los gustos, pero sí permite siempre el introducir nuevos matices, nuevos cuestionamientos, en lo que creíamos inamovible”, escribió la especialista, en un artículo para ‘Mujer hoy’.

En este escenario, Tasso señala que nuestra vida sexual se puede estimar a través de una “escala de valores” que va alimentándose según las experiencias acumuladas a lo largo del tiempo, construyendo así nuestros gustos, “matizándolos” y “dándoles forma”. En ese sentido, explica que sí, en algún momento de la vida, una posición o práctica dentro del encuentro íntimo pueda resultar desagradable, pero que, con el pasar del tiempo, tales experiencias puedan ser hasta placenteras y realizadoras dentro del deseo sexual.

“Así que sí, nuestros gustos sexuales no solo es que cambien, sino que son síntoma de estar vivos y de tener el valor de estarlo”, completa la especialista.

Más sobre Sexualidad

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X