Inicio » Sexualidad » Equipo

¿Te has preguntado cómo explorar tus fantasías sexuales? Una especialista te lo explica

Es totalmente natural haber fantaseado con alguna escena, pero el problema de todos es cómo manifestarlo.

En algún momento de la cotidianidad, camino al trabajo, corriendo por el parque o cocinando, quizás habrás pensado en cómo cerrar el día con tu pareja, solos en la intimidad, y comienzas a imaginar qué harían o cómo lo harían.

Cómo explorar tus fantasías sexuales

La Dra. Smith afirma los juegos puede colaborar a la ratificación de la monogamia | Imagen: Referencial

Esto se llama fantasear y aunque no lo creas, es extremadamente común que suceda, tengas una relación estable o no.

“El juego de fantasía definitivamente no es necesario para una sexualidad saludable. Sin embargo, el juego de la fantasía y/o juego de roles puede brindar oportunidades para que las parejas exploren más variedad y se aventuren a una relación monógama”, certificó la Dra. Misty Smith , especialista en terapeuta sexual, al medio Elite Daily.

Explicó que esto, además, puede liberar a las parejas y llevarlos “fuera de la zona de confort, hacia un verdadero encuentro íntimo”. No obstante, la especialista profundiza sobre ello, en cuatro puntos específicos.

1.- Háblalo

Es probable que hayas quedado satisfecho o satisfecha con uno de los encuentros sexuales que viviste previamente con tu pareja, pero también podría pasar que más adelante quisieras experimentar y cambiar de rutina. Pero, ¿cómo o sabrá la otra persona?

“Si no tiene una comunicación sexual abierta en su relación, ¡debería!”, recomienda Smith. Para ella, “las parejas que se sienten seguras cuando hablan de un tema tan vulnerable, suelen tener mejores vidas sexuales”.

Sin embargo, aclara ciertamente que esta comunicación no siempre es fácil. “Si esta no es una relación seria, comience por hacer preguntas para conocer.”, dice.

Asimismo, precisa que aunque mantengas una relación estable -e incluso después de casado- es importante renovar estos conocimientos.

“Las parejas a menudo dejan de conocerse después de ese período de luna de miel. Vuelve a ponerlas en la mesa y trae más preguntas sexuales a medida que pase el tiempo”.

2.- Está bien sentirse avergonzado

Esto es totalmente normal. No todas la parejas, de buenas a primeras, se abren cuando de sexo se refiere. Y la Dra. Smith lo ratifica. “Es completamente común que las parejas se reserven”, comentó.

Detalla en ese caso, que muchas veces es la propia sociedad la que cierra las puertas de esta comunicación. “A menudo hacen que las personas se sientan avergonzadas debido a sus creencias sociales y las enseñanzas religiosas”, expresa.

“Cuando las parejas ni siquiera tienen una comunicación sexual básica, es muy difícil comunicar las fantasías que quieren y puede conducir a ser juzgados o incluso terminar la relación”, completó.

Con esto en escena, lo más probable es que de a poco, con una conversación sincera, ambos puedan abrirse y dilucidar qué es realmente aquello que quisieran intentar.

3.- Pregunta

Sencillamente, ármate de valor y haz las preguntas que consideres necesarias para llegar al punto.

La Dra. Smith, de hecho, recomienda realizar “una lista de preguntas para la noche de la cita”. Invita a asegurarse, igualmente, “que algunas de estas preguntas no sean sexuales”.

“Trate de proporcionar un entorno libre de juicios y prepárate para comenzar con tus propias respuestas cuando discutan las preguntas”, dice.

La naturalidad es lo más importante.

4.- Aceptar el espectro

Haber visto ‘Las Sombras de Grey’ te habrá llenado seguramente de un montón de interrogantes. Pero la dominación/sumisión no es para todos, y la especialista define que lo mejor para adentrarse en ello es previamente “discutirlo”.

Describe que definir las necesidades implica primeramente colocar “los límites antes de que algo realmente suceda”.

“Segundo, este tipo de juego podría ser tan simple como usar una bufanda o una venda para los ojos. Es un acto simple que puede generar confianza entre la pareja”, aclara Smith.

Y tercero, “recuerde que el dolor no necesariamente está incluido en la versión de una relación dominación/sumisión”.

Aquí lo importante es que el entorno íntimo de la pareja sea lo más saludable posible. Conversar, abrirse, entregarse sinceramente el uno al otro podrá servir para que el encuentro sexual se viva con total vitalidad.

Más sobre Sexualidad

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X