Inicio » Temas Legales » Equipo

¿Qué cambios podría sufrir nuestro sistema electoral?

Los cambios que se debaten para el sistema electoral chileno buscan darle mayor representatividad.

Como veíamos en la columna anterior, el sistema binominal ha favorecido la estabilidad política, pero ha perjudicado la representatividad democrática. Han sido numerosas las iniciativas para reformar este sistema eleccionario, pero ninguna ha llegado a buen puerto. Por otro lado, las propuestas que han tenido mayor recepción van más bien en el camino de aminorar la falta de representatividad de la democracia chilena a través de la apertura del universo votante mediante la inscripción automática y el voto voluntario. En el mismo poder ejecutivo se reconoce este fenómeno: “Que nuestra democracia está perdiendo fuerza, es una realidad. Que nuestra democracia está envejeciendo, es una realidad. Y que nuestra democracia se está alejando de la ciudadanía, también, y desgraciadamente, es una realidad”.

En este sentido, sumado a tener un sistema electoral que desincentiva la representación, existe un universo votante que no se encuentra participando de los procesos políticos de elección debido a que el universo electoral se restringe a quienes voluntariamente se han inscrito para participar de los procesos electorales. Según las cifras que proporciona el mensaje de la ley 20.568, tenemos 11,5 millones de hombres y mujeres chilenas mayores de 18 años. Y, sin embargo, sólo 8 millones están inscritos en los registros electorales. Hay 3 y medio millones de ciudadanos chilenos que no participan de ningún modo en el proceso político.

Cambios Sistema Electoral

Foto: EFE

Los cambios buscan una mayor representatividad.

Por eso, la idea de la ley de inscripción automática es inscribir a los chilenos nacidos en Chile mayores de 17 años que no se han inscrito voluntariamente y permitir su participación evitándoles el engorroso proceso para ser parte del padrón electoral. Por esta razón, ya no será necesario dirigirse a una oficina del Servicio Electoral para inscribirse. Además, hay que destacar que también quedan inscritos los extranjeros que cumplan con los requisitos para votar; es decir, chilenas y chilenos mayores de 18 años que no hayan sido condenados a pena aflictiva (tres años y un día o mayor) y los extranjeros avecindados en Chile por más de cinco años, que además no hayan sido condenados a pena aflictiva. Los datos sobre estas personas los obtiene el Servicio Electoral de las bases de datos del Servicio de Registro Civil e Identificación y del Departamento de Extranjería principalmente.

De acuerdo a lo que establece la ley, estas personas inscritas automáticamente deberán ir a votar a la circunscripción electoral que corresponda al último domicilio en Chile que figure en el Registro Civil y votarán en los “espacios no usados” (por fallecimiento o cambio de domicilio”) de las mesas de votación, pudiéndose alcanzar hasta 350 electores por mesa. Por lo mismo, otra de las novedades de la ley es que se permitirán las mesas de votación mixtas.  El plazo para cambiar el lugar de votación también llamado “domicilio electoral” vence el día 30 de junio de 2012, debiendo acudirse a la Junta Electoral más cercana.

La forma en que esas personas inscritas automáticamente se enterarán de su estado será a través de una carta certificada que les informa sobre el hecho de su inscripción, la mesa de votación asignada, la circunscripción electoral y comuna donde quedaron inscritos, y que es enviada por el Servicio Electoral. Los datos están disponibles en la página web del Servicio Electoral.

Entre los problemas que, según algunos, generará esta ley estará la volatilidad del sistema, debido a que se amplía radicalmente el universo votante sin conocimiento de sus preferencias políticas. Sin embargo, de acuerdo a Sierra, las encuestas demuestran que no existe mucha diferencia entre las características de los inscritos voluntariamente de quienes no se encuentran inscritos, coincidiendo en varios temas relativos a la política. Incluso más, aunque hubiera un alto impacto de las fuerzas políticas a través de la incorporación de esta nueva masa votante, los partidos políticos y sus candidatos deberán preocuparse de “encantar” a los jóvenes que se han incorporado al sistema sumándolos a sus posiciones políticas. Lo importante, dicen los expertos, es no solo tener un padrón electoral rejuvenecido, sino participante. Otro problema que se ha señalado es que al eliminar la obligatoriedad del voto descenderá el universo de votantes reales: sin sanciones y sin políticos por los cuales los chilenos quieran votar, nadie buscará ni siquiera acercarse a las urnas.

Por otra parte, el experto Kenzo Asahi también ha señalado “el voto voluntario implica un sesgo de clases: en regímenes con voto voluntario, ciudadanos menos educados y con menos dinero votan mucho menos que ciudadanos con más años de estudio y más adinerados.”En este sentido, la nueva ley podría implicar que, al largo plazo, disminuya notoriamente el universo votante.

En definitiva, las opiniones expertas coinciden en que el éxito de esta ley depende en gran medida del fortalecimiento de la capacidad de representatividad democrática de los partidos políticos.

Más sobre Temas Legales

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X