Inicio » Tenis » Equipo

Tres variables psicológicas claves en el tenis

El tenis puede ser tanto una actividad divertida como una que genere muchas emociones negativas y por ello hay tres factores claves que se deben trabajar: la ansiedad, la frustración y la concentración.

El tenis no es solamente cosa de tomar una raqueta y ponerse a jugar. La diversión que se tiene dentro de una cancha también tiene su contraparte, sobre todo cuando uno se enfrenta a jugadores del mismo o mejor nivel por lo que vivimos momentos difíciles.

Nalbandian

Fuente: El Mercurio

La tolerancia a la frustración será clave para superar los errores no forzados en un partido.

Existen una serie de variables psicológicas que influyen antes y durante un partido, que solamente se pueden apreciar por quienes han estado dentro de una cancha y que incluso si no son manejados adecuadamente pueden convertir este deporte en una tortura más que en una actividad que se disfruta.

A nivel psicológico, una de las situaciones más comunes es observar cómo afecta el nivel de ansiedad. En general en el deporte, cuando uno se encuentra en una competencia y quedan sólo minutos para entrar a la cancha, se comienzan a presentar diferentes síntomas que indican que tanto nuestro cuerpo como nuestra mente se están preparando para la situación competitiva.

Esta preparación a la competencia se manifiesta a nivel de pensamientos y representaciones de lo que será la competencia y en nuestro cuerpo con tensión muscular, aceleración de la frecuencia cardíaca, aumento de la sudoración y fatiga, etc. Estos síntomas se asocian generalmente al fenómeno conocido como ansiedad pre-competitiva.

Otra variable muy común es la frustración, lo que en el tenista suele traducirse en irritabilidad. Esto se explica básicamente porque el tenis es un deporte donde los protagonistas constantemente se ven enfrentados al error (involuntario o inducido por el rival), donde a pesar de poseer un buen nivel de juego, la búsqueda del punto ganador puede llevar a errores no forzados que inevitablemente producen un estado de fastidio y frustración.

Andy Murray

Fuente: EFE

En este deporte es muy fácil perder la concentración por eso se recomienda nunca perder cuál es el foco de atención.

Si observamos a los principales referentes actuales del tenis como Djokovic, Nadal o Federer es fácil ver cómo han ido desarrollando una alta tolerancia a la frustración, porque a pesar de poseer un excelente nivel técnico y una gran capacidad física, por el mismo nivel de sus rivales se ven forzados a exigirse a tal grado que fallan tiros por milímetros o reciben tiros ganadores cuando menos lo esperan. Si un jugador no es capaz de dar vuelta la página de un punto a otro le puede costar el partido.

Otra de las variables psicológicas que se consideran muy relevantes en la práctica del tenis es la concentración, que se entiende como la atención del deportista en las señales relevantes de la actividad que se está realizando. Pueden ser consideradas como señales relevantes la misma pelota de tenis, los movimientos de la muñeca y raqueta del rival o hasta sus gestos. Por supuesto que mantener el foco atencional durante largos lapsos de tiempo es muy agotador, sumando a esto que generalmente también hay un cansancio físico simultáneo.

Ahora que ya pudimos disfrutar del primer Grand Slam del año, y que podremos seguir el resto de la temporada, los invito a seguir con atención a los mejores jugadores del mundo y sus reacciones antes situaciones específicas y hacer un autoanálisis: ¿De qué forma suelo reaccionar frente a situaciones parecidas cuando compito en campeonatos o entreno en el club?

Más sobre Tenis

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X