Inicio » Viajes en Avión » Equipo

¿Qué efectos tiene el viento fuerte sobre un vuelo?

Los cambios repentinos del viento pueden convertirse en un grave peligro para los aviones. Los vientos arrachados son de los más peligrosos.

El viento es un elemento esencial para el vuelo de los aviones. Sin corrientes de aire no podríamos ver estos aparatos metálicos en la mitad del cielo. Pero así como es vital para desarrollo del vuelo, también es un elemento ante el cual todos los pilotos deben mostrar un enorme respeto y precaución.

Y es que un viento fuerte e inesperado tiene la capacidad para inestabilizar a tal punto a una aeronave que esta puede precipitarse contra el terreno, tal como se presume sucedió en el accidente del avión CASA 212 en el cual viajaba Felipe Camiroaga y Felipe Cubillos entre otros.

Los efectos del viento sobre los aviones se pueden dar en diferentes condiciones y etapas del vuelo, pero sin duda los más peligrosos son aquellos que ocurren a bajas altitudes, durante el despegue y la aproximación para el posterior aterrizaje.

Para considerar los peligros del viento, lo primero que se debe determinar es la intensidad y dirección del mismo. Por ejemplo con vientos fuertes, sobre los 30 km/hra, los efectos serán muy distintos dependiendo del ángulo con el que el avión lo enfrente.

Avión en Juan Fernández

Foto: Reuters

Se cree que el viento fue un factor clave en el accidente aéreo ocurrido en Juan Fernández.

Como norma general, para todos los despegues y aterrizajes los aviones deben tener el “viento en la cara”. De este modo se maximiza el efecto sustentador y es necesaria una menor velocidad terrestre para poder volar con seguridad.

Por el contrario, vientos cruzados y de cola pueden ser muy peligrosos en estas etapas. El primero porque desplaza de costado al avión, el cual debe orientar su nariz hacia el viento pero mantener la misma trayectoria (Ver video). Cuando ya se está por tocar tierra las rachas pueden desestabilizar al avión provocando un contacto inadecuado o peligroso con el terreno y una carga inadecuada para el tren de aterrizaje.

Incluso los aviones, según las características dadas por sus fabricantes, poseen una limitación respecto al viento cruzado que pueden enfrentar al momento de aterrizar, la cual puede ir, en promedio, entre los 25 km/hra hasta los 55 km/hra.

Por su parte un viento de cola también es crítico para el aterrizaje y el despegue. Esto porque con este componente la velocidad aérea disminuye significativamente, lo que puede provocar una pérdida de sustentación y la consiguiente pérdida de control de la aeronave.

El peligro del viento arrachado

Conociendo las características del viento en un lugar específico los pilotos pueden planificar sus acciones, de modo de minimizar los riesgos para el vuelo.

El gran problema surge con los vientos arrachados, los cuales no presentan un patrón de conducta predecible. En un momento pueden tener dirección sur y en sólo segundos cambiar diametralmente su sentido.

Ante esta situación es muy importante la información que puede dar el personal de tierra o las ayudas visuales como los catavientos. Sin embargo, su naturaleza puede hacer que estas ayudas sean insuficientes y a veces es necesario rehusar el aterrizaje, especialmente si esto se da en pistas cortas como la de Robinson Crusoe.

El cambio en el viento puede significar abruptos cambios en la velocidad del avión junto con desestabilizarlo violentamente debido a su impacto en las superficies de la aeronave. Esto último puede llegar a voltear al avión y precipitarlo a tierra.

Estas condiciones de viento arrachado son muy peligrosas y pueden constituirse en un gran enemigo de la tripulación del avión.

Intento de terrizaje con viento cruzado

Más sobre Viajes en Avión

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X