El Armadillo: Comida, música y medicina en un sólo animal

Este pariente de los osos hormigueros es uno de los animales con más historia que aún viven en nuestro planeta, pero la depredación del hombre amenaza su supervivencia.

Guía de: Vida Salvaje

Si tuviésemos que prepararnos para la guerra, sin duda  pondríamos todo tipo de protecciones sobre nuestro cuerpo. Taparíamos las zonas más vulnerables, evitaríamos exponernos más de la cuenta y cavaríamos nuestras propias trincheras para esperar al enemigo. Si fuéramos previsores, trataríamos de comer un poco más de la cuenta. ¿Imaginan lo que sería olvidar la dieta? Impensable (al menos en mi caso). Bueno, esta medida sería para tener de dónde sacar energías para los días de hambruna.

Armadillo

Foto: EFE

Esta particular especie tiene alrededor de 50 millones de años de historia.

En todo lo anterior pensó el Creador para dar forma a un animalito muy especial, casi prehistórico, cuyos primeros indicios aparecieron sobre la faz de la tierra hace 50 millones de años. En Sudamérica, en estratos geológicos correspondientes al pleistoceno, se han hallado restos fósiles de grupos extintos cercanos a los armadillos. Tiene muchos nombres: Piche, Tatú, Toche, Mulita, Armadillo y Quirchincho. Este último nombre nos evocará a folclor, altiplano e instrumento musical. Lo que quizás no sabíamos es el hecho de que toda esa indumentaria que lo preparaba para la guerra, se transformó en instrumento, y el contenido, en “producido” plato nortino. Esta primera parte del relato nos hará pensar que, a pesar de que este legendario animal estaba preparado para la guerra, sucumbirá a manos del hombre.

El quirquincho es un mamífero del orden Edentata, en el cual se incluyen también los osos hormigueros y los perezosos. Esta especie se encuentra en la mayor parte de Sudamérica. Existen 21 especies que van desde los 15 cms. en las más pequeñas, hasta casi un metro de tamaño en las mayores. La armadura que lo protege está constituida por un mosaico de pequeñas placas óseas recubiertas con epidermis. Las placas forman un escudo de una sola pieza sobre los hombros y otro sobre los cuartos traseros, articuladas entre sí y unidas por una fina piel blanda. Gracias a esto algunas de las especies pueden enrollarse hasta formar una bola acorazada y cubrir la única zona del cuerpo que se halla desprotegida: su abdomen.

Son animales de cuerpo robusto, con patas cortas y musculosas que les permiten moverse con cierta rapidez. Ambos sexos son más pesados en el invierno debido a la capa gruesa de grasa debajo de la piel. Las extremidades poseen garras, las que utiliza para conseguir su alimento o para excavar madrigueras. Cada individuo, pese a que son esencialmente solitarios, cava 3 a 4 cuevas, pero una sola la considera su hogar. El resto le sirve para escapar de sus depredadores o las ocupa como trampas para conejos y ratones que también son parte de su alimentación. Se alimenta  además de insectos, gusanos, pequeños vertebrados y, a veces, de carroña.

En mis años he ido conociendo a gente que lo ha probado todo (me refiero a todo tipo de comidas y platos exóticos). Dicen que su carne es exquisita. Le llaman “las 7 carnes”, por asemejarse a la de pollo, cerdo y conejo. Esperemos que el solo hecho de saber lo que el quirquincho come, deje a algún sofisticado paladar dudando de probarlo y así estemos ayudando en algo a su preservación…

Los armadillos tienen dificultades para regular su temperatura y no puede sobrevivir a heladas prolongadas, por lo que debe protegerse bajo tierra para soportar el frío. Es capaz de aguantar lar respiración durante seis minutos, lo que le permite excavar durante largo tiempo o atravesar a nado largas distancias. Evita el calor y la desecación del verano, lo que lo lleva a ser un animalito de hábitos nocturnos en esta época del año, los que invierte durante el invierno, para tomar los rayos del sol. Esto, sumado al hecho de ser corto de vista y de oído, lo hace muy indefenso.

Aparte de ser de una apetecida carne y de tener una “envoltura” que sirve para instrumentos, sus partes son –además- ocupadas para medicina no tradicional. Su caparazón tostada y molida dicen que disminuye las molestias del embarazo y el dolor de oído, mientras que su sangre –dicen también- sirve para mejorar del asma. ¡No hay derecho! Un indefenso animalito que fue cuidadosamente diseñado por el Creador se transforma por arte de magia (en las manos del hombre) en un delicioso plato, un dulce sonido para nuestros oídos y, en un último caso, en remedio para nuestros males. Suena altruista eso de “animal al servicio del hombre”, pero sinceramente no creo que haya estado en los proyectos de su arquitecto. Hoy, a pesar de haber convivido por miles de años con el hombre, es una especie amenazada.

Más sobre Vida Salvaje

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X