La amistad en tiempos de pandemia: Koala y wombat se volvieron inseparables

La conmovedora historia de Elsa y Hope, dos animales que forjaron su vínculo en plena cuarentena.

Guía de: Vida Salvaje

Dentro de las situaciones catastróficas generadas por la pandemia de coronavirus, existen pequeñas historias de amistad y de vínculos reforzados que apaciguan el corazón.

Elsa es una koala y Hope es una wombat, dos especies autóctonas de Australia, cuyos destinos se cruzaron por los efectos del Covid-19 y, desde entonces, se volvieron inseparables.

Elsa y Hope formaron un vínculo en plena pandemia (Foto: Australian Reptile Park).

Hope y Elsa formaron un vínculo en plena pandemia (Foto: Australian Reptile Park).

Ambas habitan el Australian Reptile Park de Somersby, en Nueva Gales del Sur, sobre la costa oriental del país oceánico. Ante la falta de visitantes, la institución permaneció cerrada entre abril y mayo pasados, lapso en el cual cambiaron los protocolos de mantenimiento.

Para limpiar las jaulas, Hope fue reubicada en el espacio de Elsa. Según contaron los cuidadores del parque al sitio Bored Panda, no tardaron demasiado en volverse amigas.

“Quedamos sorprendidos. Aunque como especies el wombat y el koala están relacionadas, es inusual verlos interactuando así”, expresó Dan Rumsey, uno de los trabajadores de la entidad.

El cuidador subrayó las diferencias que existen entre ambos. “Los koalas son predominantemente animales de árboles y los wombats cavan madrigueras en el suelo para resguardarse”. Al parecer, fue mucho más lo que Elsa y Hope tenían en común que los detalles que las distanciaban.

Más sobre Vida Salvaje

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios