Inicio » Voluntariado » Equipo

¿En qué consiste la libertad? El verdadero desafío de atreverse y tomarla

Testimonio de una voluntaria que hace años trabaja en campamentos y poblaciones vulnerables. Isidora, de 18 años, explica por qué es tan importante hablar de Libertad.

Partamos por definir libertad, que según Aristóteles es: “La tendencia natural del hombre que lo conduce a ser feliz…”  Desde que somos chicos pensamos que no somos libres porque tenemos deberes y cosas que se nos imponen, como lo puede ser hacer las tareas o simplemente sacar la basura, pero a la medida que se va creciendo uno va asimilando el verdadero significado de esa pesada palabra: Libertad. Tenemos claro que es una mezcla de un correcto actuar, de la mano de la moral, pero siempre y cuando no se pase a llevar a otro individuo.

ruta-voluntario-fPero a lo que voy es a la siguiente pregunta… ¿Hasta qué punto somos verdaderamente libres? La libertad es algo mucho  más grande que ese conjunto de definiciones dicho por personas con peso. Es el hacer lo que uno ama, es dejarse llevar por el corazón, pero teniendo en cuenta la razón, es poner la felicidad antes que el éxito y más que nada construir un ideal personal, nutrirse de uno mismo.

Pero con el paso del tiempo me he dado cuenta que hay tantas cosas que van disminuyendo esa tremenda libertad que creemos tener. Partiendo por el miedo, el miedo a fracasar, el miedo a  trascender y todo los tipos de miedos que conocemos, ese sentimiento que a veces  es un fiel compañero, pero la mayoría de las veces nos inmoviliza. El miedo automáticamente elimina muchas de las decisiones que podemos llegar a tomar, dejándonos sobre la mesa menos de las que teníamos en un principio. Por otro lado están los estereotipos, el estar constantemente imitando a los demás, ya que desde que somos chicos estamos rodeados de gente igual a nosotros, y para ser distinto hay que tener mucho coraje, ya que la gente habla… y no necesariamente sobre ella, sino que de lo demás.

En otras palabras se nos impone cómo tenemos que ser, la vida que tenemos que llevar y el pensamiento que tenemos que tener, ya que nacemos como soñadores y con los años nos van abriendo los ojos cruelmente hasta que nos hacen ver lo que ellos llaman realidad ¿Es que ya nadie sueña? Cada día quedan menos personas que persiguen sus sueños, que creen en lograr cosas nuevas… ya que es más fácil y más cómodo quedarse en lo convencional.

Es como si estuviera escrito, se estudia, se trabaja y después seguimos sacando títulos para seguir escalando en la escala social. ¿Y si de verdad se quiere hacer otra cosa? Eso ya es un problema, ya que se va contra la corriente… ¿y es malo ir contra la corriente?  Eso y lo dejo a su propio juicio. Aunque uno cree que tiene cierta libertad de elegir lo que se quiere ser en la vida, hay más presión que decisión propia. Nos creemos tan libres, pero son las cosas terrenales las que nos quitan esa vitalidad, de poder hacer lo que nos dice nuestro corazón.

Y es verdad, la vida no es solo pasarlo bien y seguir a nuestro corazón,  nadie dice eso; pero sí… soy una convencida de que si uno tomara las decisiones anteponiendo el corazón antes que la razón, lo lógico y lo monetario. La mayoría de ustedes tendría vidas muy diferentes.

Más sobre Voluntariado

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X