Inicio » Voluntariado » Equipo

Hija de Felipe Cubillos, Florencia: Un Chile más justo no se logrará sin trabajar todos juntos

Joven voluntaria de 18 años llama a actuar y creer en una persona que necesita solo un empuje para poder emprender vuelo por sí misma.

A veces pienso si lo que estamos haciendo está dando frutos. Pero cuando estoy en terreno me acuerdo de lo esencial y me doy cuenta de que sí, todo lo que hacemos es un paso para transformar Chile en un país más justo y más humano.

Felipe Cubillos Hija

Foto: Internet


Estuvimos en el campamento Ahunkanche, en la comuna de Padre Hurtado, junto a 25 alumnos de Santiago, tres holandeses y una suiza. En este campamento hemos estado trabajando por un año y seguiremos haciéndolo, por lo que esta instancia es una oportunidad para que los nuevos voluntarios conozcan el lugar y se encariñen con él. Pero, ¿por qué?

La respuesta no es simple, pero hoy sí la puedo responder. Reflexionando, se me vienen cuatro ideas a la cabeza: ser más humano, el interés, la esperanza y la trascendencia. Pueden sonar muy simples, pero la mayoría de las veces son el motor de cambio, de hacer la diferencia y de no quedarse de brazos cruzados ante el sufrimiento.

Las personas somos sociables por naturaleza, y no nos podemos hacer los indiferentes al dolor ajeno, pero muchas veces nos olvidamos de esto y miramos para otro lado en cada oportunidad de contribuir a que por lo menos una persona tenga un mejor día. Ser más humano significa que miremos con otros ojos y estemos pendientes de cada oportunidad de hacer algo bueno, de ayudar a alguien que lo necesite, de sacar una sonrisa o simplemente de compartir y apoyar a alguien. Son detalles que a la larga producen cambios, no es fácil, pero creerlo y ponerlo en práctica seguramente traerá frutos a futuro. Aquí es cuando entra el interés, no el económico ni el que busca sacar algo de cada acción. Me refiero a ese de creer, creer en una persona que necesita solo un empuje para poder emprender vuelo por sí mismo.

En mi experiencia, que alguien crea en mí me hace trabajar con más fuerza, por eso me gusta poder transmitirlo a las personas que no tienen quien los motive, a una persona que necesita que alguien se interese por lo que hace. Podemos ayudar a gente a surgir por sí mismo motivándolos y entregándoles herramientas que no pueden encontrar por sus propios medios. No es un proceso fácil, ni rápido, por algo trabajamos día a día por tratar de lograrlo y creo que de a poco lo vamos logrando.

Vuelvo a preguntarme ¿por qué? La respuesta cada vez se simplifica más y creo que es por la esperanza, por creer que en el día de mañana todo lo que hicimos valió la pena y que pudimos crear un Chile más justo y lleno de oportunidades para todos, que quien las quiera que las tome y que quien quiera surgir tenga las herramientas para hacerlo. Pero ¿qué es la esperanza sin acción? Es como soñar sin perseguir tus sueños, por eso estoy convencida que un Chile más justo no se va a lograr si no trabajamos todos juntos en lo que mejor sabemos hacer.

Este fin de semana, una persona que vive en el campamento me dijo: “Cuando ustedes empezaron a venir no quise involucrarme tanto porque quienes vienen siempre terminan yéndose, pero ustedes demostraron un verdadero interés en nosotros, lo que nos hace llenarnos de esperanza y ganas de salir adelante”. Con este ejemplo concreto, creo que no hay mucho más que decir sobre el por qué.

Sé que el ser más humanos, el interesarnos y la esperanza nos llevará a la trascendencia, a encontrarle el sentido a lo que hacemos y a querer dejar huella. A ser un ejemplo en nuestra generación y en las futuras, que quien conozca el Desafío Levantemos Chile vea esperanza, un ejemplo de logros, oportunidades y sobre todo ganas de seguir construyendo un mundo mejor. Como dijo mi papá, Felipe Cubillos, un año después del terremoto: “Soy un convencido de que las utopías de construir un mundo mejor, una sociedad más humana, un lugar donde cada uno pueda alcanzar sus propias metas y apoyar a los que no han tenido nuestras propias oportunidades, todavía es un sueño posible”, soñemos y persigamos ese sueño posible.

Florencia Cubillos
18 años

Más sobre Voluntariado

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X