Las enseñanzas de estar rodeada de superhéroes: Ninguno con capa, todos con superpoderes

Podemos enojarnos con las injusticias, ya que no necesitamos visión de rayos X para detectarlas, pero, ¿qué estamos haciendo para superarlas?

Guía de: Voluntariado

Esta semana le dejo el espacio a Gabriela García, líder de campamento de la RM y quien tiene mucho que contar. Espero que su testimonio sirva para seguir motivando a más chilenos de ser voluntarios.

Cuando el deber llama, los superhéroes actúan; o así es como trataron de enseñarnos los cómics; pero a veces, la vida real grita y no hay lugar para el amparo. Tristemente, aún parecemos ver a los héroes con ojos de niño, buscando en ellos súper poderes, capas, y trajes extravagantes; siendo que hoy en día, los verdaderos valientes sólo llevan consigo una indestructible armadura de buena voluntad y una inagotable sed de justicia.

10530876_884425854919992_8502700533296581833_n

Tras las Operaciones Solidarias de la Facultad de Derecho de la Pontificia Universidad Católica, puedo decir que dejé a un lado la ficción, pese a que la ilustre frase de Spiderman “un gran poder, lleva consigo una gran responsabilidad” cobró verdadero sentido para mí.

La primera pista que tuvimos sobre el campamento Japón, fue que nació el 2010, año marcado por el terremoto 8,8 que remeció la conciencia de todos los chilenos. A pesar de que han pasado cinco años desde entonces, hay gente que hoy sigue viviendo un terremoto diario. La falta de recursos y agua potable sumergen a 40 familias en condiciones deplorables y cada invierno se transforma en una ardua lucha por el abrigo, convirtiendo al frío en el villano más ruin. Pero ellos no se han quedado con los brazos cruzados. Ya son cuatro las familias que han logrado salir adelante, aunque todavía quedan muchas que no han corrido la misma suerte y la lista suma y sigue ¿Dónde están los superhéroes?

Ellos mismos se han convertido en lo que de niños idolatraban. La gente está cansada de esperar que la rescaten, no quieren jugar el papel de víctima que perpetúa la gran brecha socioeconómica que sumerge al país; quieren ser los protagonistas de su propia historia. La sociedad lo llama “empoderamiento ciudadano”, yo lo defino como “levantarse”. Levantar los ánimos, levantar el zinc para ponerlo sobre un techo, levantar el sueño de salir de ahí, un paso a la vez… Levantando Chile.

Los estudiantes de Derecho UC decidieron ponerse la capa y junto con la Fundación Desafío Levantemos Chile, luchamos contra los males del campamento Japón, reparando casas, ampliando su gallinero y construyendo un invernadero. Todo esto puede sonar como una tarea simple, pero los deja cada vez más cerca de sus sueños.

Cada campamento se caracteriza por su gente y, como líder de voluntariado del Campamento Japón, no puedo dejar de admirar la esperanza que ésta posee. Se refleja en cada mirada sus deseos aprender, emprender y salir de ese lugar, dirigiéndose a hacia un destino mejor. Su paraíso consiste en un lugar donde puedan dormir seguros y tranquilos, cosechando su comida y cuidado de sus familias y animales. Esperan algún día disfrutar de la vida sin molestar a nadie, sin preocuparse de hurtos, drogas o asaltos. Parece una petición mínima, hasta básica; no obstante, el camino se ve difícil.

En este contexto, el propósito del voluntariado es pavimentar dicho camino, lo cual ha logrado este grupo de estudiantes, quienes decidieron destinar tres días de sus vacaciones a este intenso trabajo, concentrando sus esfuerzos para sacar adelante el objetivo final: Un lugar más digno para vivir y un espacio donde trabajar la tierra, preparándolos para el futuro que esperan tener.

Al estar rodeada de futuros abogados, oí mucho sobre justicia y hasta qué punto estamos los chilenos comprometidos con ésta. Aún recuerdo una frase que leyó la jefa de la cuadrilla del invernadero de un libro llamado “Humanismo Social”: “La caridad comienza donde termina la justicia”. Inevitablemente esta frase se quedó grabada en mi cabeza, y me hizo sentir un tanto incómoda. ¿Dónde estaba yo como voluntaria? Jamás me había preguntado aquello en los dos años que llevo dentro de esta fundación y eso me aterrorizó. ¿Entregaba caridad o buscaba justicia social? Hago un llamado a todo aquel que se interese por el voluntariado a preguntarse lo mismo, tal vez su conclusión lo sorprenda.

Si analizáramos esa frase, daríamos inicio a un debate contundente, ya que la justicia se encuentra en boca de todos. Muchos criticamos, a veces incluso aquellas cosas de las que no tenemos conocimiento pleno. ¿Qué podemos decir?, somos así. Nos gustaría arreglar el mundo con un movimiento de nariz como Samantha en “Hechizada”, pero no tenemos super poderes, aunque no debemos dejar de ser el héroe de otro por eso.

¿Quién es un superhéroe? Cualquiera quien destine su tiempo y pasión en algo trascendental, que puede llegar a ser tan simple como compartir parte de un pan amasado con quien tiene hambre, haciéndole saber que su vida no está acabada, que existe una solución. Podemos enojarnos con las injusticias, ya que no necesitamos visión de rayos X para detectarlas, podemos criticar al país porque todavía existe el hambre, frío y desesperanza, pero somos inconsecuentes, ya que solo el 6% de los chilenos decidieron ponerse la capa.

¿Y tú, estás listo para ser un superhéroe?

Más sobre Voluntariado

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X