Inicio » Voluntariado » Equipo

Trabajar con personas de calle: Voluntaria cuenta en primera persona cómo es posible volver a soñar

"Piden una oportunidad para volver a soñar y abordar situaciones que son difíciles de resolver", relata Catalina Saavedra.

La temperatura ya comienza a descender avisándonos que el invierno se acerca, Y mientras muchos nosotros nos preocupamos por mantener nuestras casas preparadas para el frío algunos jóvenes voluntarios  se preparan para acompañar a miles de chilenos que hoy viven en situación de calle y pasan, año tras año, durmiendo alrededor de puentes y hospitales donde comparten con voluntarios que, con una taza de café y un sándwich, se la juegan por transformar esta realidad.

Les dejo a Catalina Saavedra, voluntaria que nos relata como es trabajar semana a semana con los indigentes que viven alrededor la Posta Central en el centro de Santiago.

10433269_10152641559801623_1546789188555423623_n

“Al conversar con nuestros amigos de situación de calle, me puedo dar cuenta de que son personas al igual que nosotros, pero qué parecieran lamentablemente vivir en un mundo paralelo al nuestro, parecieran ser invisibles a nuestros ojos, y esto se los digo desde las mismas conversaciones que sostenemos durante nuestra visitas. Me dicen que aún no logran comprender cómo voluntarios, entregan parte de su tiempo de manera desinteresada por compartir con personas que por cosas de la vida no gozan la misma situación de privilegio que ellos, que deban realizar un largo viaje en metro, y se queden hasta altas horas de las noches, por el solo hecho de escucharlos a ellos y volverles a dar la esperanza de que pueden creer en ellos mismos, porque  en la vida no existen sueños.

Hace un tiempo atrás conocí a Marco Antonio, el tenía una profesión, una familia maravillosa, vivía en el Sur, era un hombre completamente feliz, creía haber encontrado su misión de vida, pero la misma vida, le escribió un revés en esta, perdió en un accidente automovilístico su misión de vida, su familia, y el temor a la soledad al llegar a la casa y no escuchar ni poder compartir con nadie, lo llevo a tomar la decisión de vivir en la calle, dado a que ahí siempre estaría acompañado.

Tras ya varías visitas le digo que él no puede seguir ahí, que goza de las herramientas para poder volver a soñar, a lo que él me responde: “ Quien va querer darle una oportunidad a una persona que vive en la calle”.

Fue así como comprendí que existen muchas personas que están en situación de calle, que al igual de Marco Antonio, Macarena, Mario y muchos más, lo que realmente ellos necesitan es una oportunidad para volver a soñar, para incorporarse todos en un solo mundo y que dejen ser invisibles a nuestros ojos, que ya no existan más prejuicios que lo único que hacen en muchas ocasiones es presentarnos una realidad que resulta invisible a nosotros, y que malamente juzgamos en base a prejuicios erróneos que nos llevan a crearnos lamentablemente una opinión errada de la persona.

Pero existen muchas veces situaciones que nos resulta difíciles abordarlas, dado que no somos iluminados que sabemos todo, somos voluntarios, personas que estamos dispuestos a formarnos, para estar siempre listos para poder ayudar a los que nos piden una oportunidad para volver a soñar y poder a su vez abordar de manera eficiente y desde la alegría situaciones que son difíciles de resolver.

Es por eso que cobra más sentido aún lo que decía el fallecido y recordado Felipe Cubillos, acerca de la sociedad: “Ayuda a los que son igual o más capaces que tú, pero que no han tenido tus mismas oportunidades. Son ellos los más olvidados de la sociedad, pues siempre se ayuda a los que piden y vociferan, pero a los que me refiero, no piden ayuda, sólo piden una oportunidad”.

Seremos una decena de voluntarios que nos formaremos para volver a dar aquella oportunidad, seremos los agentes transformadores de una nueva sociedad”.

Más sobre Voluntariado

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X