Inicio » Voluntariado » Equipo

Trabajos de verano: Mucho más allá de simplemente construir una mediagua

Los trabajos de verano son el motor inicial para una dedicación consciente por mejorar un país.

Enero es el mes donde gran parte de los trabajos de verano inician sus actividades. Algunos les podrán llamar misiones, trabajos, vivencias etc. Pero en lo superficial todos poseen cánones iguales: Un cantidad de jóvenes por un tiempo determinado trabaja mano a mano junto a una comunidad aislada o que sufre de alta vulnerabilidad social. Para la opinión general, los trabajos de verano se ven reducidos al concepto “construir” o el inconsciente nos referirá de inmediato la imagen de una mediagua. Sin embargo, estas experiencias están lejos de ser reducidas a estas dos pequeñas ideas, pues los trabajos de verano son el motor inicial para una dedicación consciente por mejorar un país. En los siguientes párrafos describiré tres ideas que son fundamentales para desarrollar trabajos de verano de forma íntegra con el voluntario y la comunidad con la que se compartirá.

trabajos-verano

Formación: El trabajo de verano no puede solo descansar en los metros cuadrados que se pretenden construir o en el proyecto material que se edificará en el tiempo que esta actividad dure. Si fuese solo así, los trabajos estarían perdiendo una de sus mayores virtudes: Formar jóvenes. La formación debe responder a tres preguntas fundamentales ¿Por qué hacemos lo que hacemos? ¿Para qué hacemos lo que hacemos? Y ¿Qué tipo de sociedad es la que queremos construir? Si los voluntarios no son capaces de contestar esas preguntas o simplemente hacer el intento de cuestionarse estos tres ejes solo comprenderán, al fin de cuentas, que la mediagua es solo una composición de materiales y no un hogar que se le entrega a una familia que lo necesitaba. Si  esas preguntas no son contestadas no entenderán la diferencia entre construir una plaza en un campamento a que esa plaza será la opción de que esos niños juntos a sus familias tengan un espacio verde en medio del polvo y la basura apilada alrededor de sus casas. Si no hay formación en las ideas, los voluntarios seguirán viendo los metros cuadrados de construcción como simplemente eso y no lograran entender que ese proyecto es una oportunidad entregada, un impulso que pretende mover este país hacia un mejor lugar y que este fue solo el comienzo de una preocupación constante por los más vulnerables de Chile.

Lo hacemos juntos: Los trabajos de verano consisten en reunir a un grupo de jóvenes con una comunidad que sufre de algún tipo de vulnerabilidad. Sin embargo, es un tremendo error creer que los jóvenes son solo los que ayudan y la comunidad es la que debe ser ayudada. Una lógica como la anterior recae en el asistencialismo: yo te ayudo porque tú no puedes. Este tipo de actividades son todo lo contrario al asistir por asistir. Cuando se trabaja con una comunidad se debe entender que se están reuniendo dos mundos que pocas veces conversan y es en esa oportunidad donde se debe incentivar al trabajo en conjunto. Construiremos un proyecto donde trabajarán los jóvenes y la comunidad en partes iguales, donde cada uno ponga el esfuerzo en hacer las cosas bien y si a los jóvenes les falta experiencias vendrán los vecinos a enseñar y si a los vecinos les falta energía vendrán los jóvenes a reponerla. Eso se llama trabajo en conjunto, eso se llama crear una sociedad de apoyo entre cada uno de nosotros.

El inicio de una tarea constante: Los trabajos de verano duran un tiempo determinado y es un error hacer creer a los voluntarios que su compromiso social debe terminar ahí. La vulnerabilidad social, la falta de oportunidades y la desigualdad en nuestro país sucede todo los días y en todos los lugares. Estas actividades deben ser el inicio de una tarea constante que se desarrolle no solo en las fundaciones, organizaciones o partidos politos sino que se deben aplicar desde los colegios, las carreras, los trabajos y la familia. Creer que nuestro aporte a construir un país mejor se inicia y termina en los trabajos de verano es delegar la tarea de las soluciones sociales a otros y no querer aportar con tus ideas y talentos a un Chile mejor.

Más sobre Voluntariado

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X