¿Cómo es el despertar sexual en la Pubertad?

El despertar a la pubertad es el punto de inflexión entre la niñez y la adolescencia. Durante esta época, la sexualidad empieza a aflorar como algo nuevo y desconocido a lo que los padres deben dar respuesta.

Guía de: Adolescencia

Alrededor de los 11 años, los niños dejan de serlo. Los cambios corporales relativos al desarrollo y el nuevo funcionamiento hormonal, que producen el crecimiento del cuerpo, la adquisición de las figuras femeninas y masculinas y la aparición de los caracteres sexuales secundarios imponen al individuo un arduo trabajo de simbolización.

El ahora adolescente debe aprender a mirar su cuerpo nuevamente reconociendo y aceptando la nueva imagen que el espejo le devuelve; la época de latencia sexual (entre los 5 y 9 años apróximadamente) en la que los niños parecen no estar preocupados mayormente por las cuestiones sexuales, desemboca en un despertar que descoloca a los padres y los pone, en muchas ocasiones, en situaciones de incomodidad frente a este nuevo hijo, al cual están conociendo.

Sexualidad pubertad

Imagen: El Mercurio

Los chicos y las chicas se buscan y se evitan mutuamente, como parte del despertar sexual de la pubertad.

Estas nuevas sensaciones corporales que los chicos van experimentando no siempre resultan agradables. La erotización se establece definitivamente con la maduración de los órganos genitales, situación que trae aparejada la necesidad de satisfacer estos impulsos. Las primeras experiencias se encuentran en el propio cuerpo, la sexualidad dormida despierta con los primeros sueños, masturbación, poluciones nocturnas e inquietud respecto al sexo se vuelven fundamentales para poder procesar todos estos nuevos impulsos y, desde ese lugar, poder encontrar la satisfacción sexual de la vida adulta en el contacto con un otro.

Relación con el otro sexo: Los chicos y las chicas se buscan y se evitan mutuamente, como en un juego de seducciones y rechazos recíprocos que trae más angustias que alegrías. En la primera época del despertar sexual las interrogantes frente al otro sexo abundan, ambos son cada vez más conscientes de la metamorfosis que padecen, aunque muchas veces prefieren hacer vista gorda. Luego, si las cosas van bien, esta angustia frente a lo desconocido en el plano sexual es derribada por el primer encuentro, la primera relación amorosa que marca un antes y un después en la vida psíquica de un individuo.

Los cambios puberales: La pérdida del cuerpo infantil coexiste con un «renacer». El cambio de la voz y la aparición de vello en la cara, pubis, axilas, suelen despertar sensaciones de extrañeza y rechazo. Las conversaciones con su padre pueden ayudarle a afrontar con menos angustia este proceso de transformación

Se debe “morir” como niño para “renacer” como adulto. La pubertad señala el inicio de la capacidad de procrear. Hipotálamo e hipófisis ponen en marcha mecanismos hormonales que provocan grandes transformaciones fisiológicas. Todo parte en el cerebro y termina en la capacidad de reproducción.

¿Cuándo empieza la pubertad en los chicos?: Si bien no se puede determinar las edades de manera tajante, hay hitos corporales que dan inicio a esta etapa. Para los varones la primera eyaculación, entre los 11 y 13 años, es el inicio de la vida adolescente. En tanto para las niñas, la menarquía o primera menstruación suelen ocurrir un año antes que los chicos. Las más precoces, incluso pueden presentar los primeros signos a los ocho o nueve años.

No obstante, estas edades están condicionadas por diversos factores, como la raza, el clima, la alimentación o la herencia.

La pubertad en el siglo XXI

Desde hace algunas décadas vivenciamos una sobreabundancia de información de temas sexuales. La masificación de las fuentes de información ha devenido en un adelantamiento del despertar sexual de los niños. Incluso hay autores que manifiestan que hoy en día, no se puede hablar de una latencia sexual sino una continua exposición de imágenes e información que da como resultado un adelantamiento de lo puberal en la sociedad.

El hecho de que los niños sepan mucho más de sexualidad que en épocas anteriores remite como consecuencia a que los padres estén dispuestos a acompañar este proceso. El responder a las inquietudes adolescentes de forma honesta y no alarmarse por la erotización de este “nuevo ser” resulta fundamental en este proceso.

Más sobre Adolescencia

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X