Abuso sexual: ¿Cómo enfrentarlos y prevenirlos?

Las víctimas: niños, niñas y adolescentes de todas las edades. Lamentablemente hemos tenido que oír denuncias por actos cometidos a menores desde los 5 años de edad en adelante

Guía de: Adolescencia

Estos últimos meses cada noticiero, radio, diario y revista ha relatado una gran cantidad de casos de pedofilia en las instituciones educativas.

Para los padres y apoderados esta ha sido una verdadera epidemia de miedo que se ha esparcido, quitándoles la calma y movilizándolos ha tomar resguardos que, probablemente, un tiempo atrás era innecesarios.

Las acusaciones han alcanzado, sin distinción, a todos los miembros de los colegios. Auxiliares, profesores, directivos e incluso miembros eclesiales han sido el centro del huracán en tanto a denuncias de acosos y actos sexuales ilícitos se refiere.

Las víctimas: niños, niñas y adolescentes de todas las edades. Lamentablemente hemos tenido que oír denuncias por actos cometidos a menores desde los 5 años de edad en adelante.

Hay más abusos ahora

Cuantitativamente no está demostrado que existan más casos comprobados de abuso sexual. El conocimiento público se ha incrementado por dos principales motivos

1)      Mayor concientización de la importancia de denunciar: Los padres les creen más a sus hijos. Los hijos hablan más de las cosas que les pasan y estos dos factores inciden en que se tenga menos temor de denunciar un delito.

El atreverse a  acusar y empezar una investigación a quien haya cometido los abusos sexuales contra un menor de edad –o cualquier persona- es el primer paso para detener estos delitos.

2)      Cobertura mediática: no debemos desconocer esta realidad. Lamentablemente los abusos sexuales han existido siempre. No es historia nueva, no es algo que se haya convertido en moda, la diferencia es que hoy se hablan públicamente y los medios de comunicación hacen eco de ello reproduciéndolo a diario.

Abuso Sexual

Foto: Agencias

Por qué creer en las acusaciones que hacen los hijos

Los niños mienten, los niños fantasean…. Muchos de nosotros hemos crecido con la idea de que los niños –mientras menos edad tengan- son más propensos a mentir, puesto que fantasean e inventan historias.

Si bien es cierto que los niños pasan por un periodo creativo importante, situación que los lleva a inventar historias, cuentos y juegos, esto no implica que vayan a inventar abusos sexuales. ¿Por qué? Primero, porque los niños no saben cómo se establece una relación sexual entre dos personas –estoy hablando de niños menores de 8 años, que no deberían tener conocimiento de películas eróticas o de actos sexuales- por lo que al describir el abuso es muy fácil distinguir verdad de fantasía.

Los detalles con los que se cuenta el delito, y la forma del relato son los dos indicadores que van a marcar la diferencia entre un “invento” porque lo escuchó por ahí y un verdadero caso de abuso sexual.

En el caso de los adolescentes las cosas son diferentes. Con el conocimiento pleno de cómo, visualmente hablando, de la sexualidad para un adolescente es más fácil inventar una de estas historias.

El por qué un adulto debería creer. Principalmente porque se supone que hemos criado a nuestros hijos bajo el marco valórico que impediría que inventaran una historia de esta envergadura –por las connotaciones de delito y lo que implica para el acusado-.

Una segunda razón a considerar es que los abusos, generalmente, ocurren con personas de confianza. Por lo que es poco probable que un profesor que se lleve mal con el alumno pueda acceder a generar la confianza necesaria para perpetrar el abuso.

Qué hacer en el caso de enfrentarse a la sospecha de un abuso

Si se conoce la información en el minuto constatar lesiones es fundamental. Sin embargo, es probable que nos enteremos mucho tiempo después por lo que acudir y declarar las lesiones es imposible.

Hablar el tema en familia y apoyarse, inmediatamente, en un profesional. Empezar un tratamiento psicológico, lo antes posible, puede marcar la diferencia en el sano desarrollo de la sexualidad tras haber sido víctima de abuso sexual.

Denunciar. La denuncia es fundamental, pero siempre es necesario tener presente que se va a revictimizar. Es decir, la víctima va a tener que repetir –por medio de la confesión- del abuso, situación que de no ser acompañada por un profesional puede resultar muy incómoda para el abusado.

Más sobre Adolescencia

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X