¿Cómo prevenir el cáncer de cuello uterino?

El cáncer de cuello uterino es un mal que cada día aqueja a una mayor cantidad de mujeres alrededor del mundo.

Guía de: Adolescencia

Una prevención primaria adecuada contra el virus de papiloma humano puede hacer la diferencia en el futuro de muchas mujeres. Si se toman las medidas adecuadas se puede evitar hasta un 90% de las muertes causadas por el cáncer de cuello uterino.

El cáncer de cuello uterino es un mal que cada día aqueja a una mayor cantidad de mujeres alrededor del mundo, de estos casos un 80% son diagnosticados en países en vías de desarrollo (OMS). Las cifras son alarmantes, 273.000 mujeres fallecen producto de esta afección y la sobrevida de quienes son diagnosticadas en estos países no supera los cinco años.

Cáncer Uterino

Foto: SaludChicago

Los problemas en las políticas de salud y la escases de recursos destinados a su prevención temprana y tratamientos oportunos, son las principales diferencias con respecto a las mujeres que padecen dicha enfermedad en países desarrollados, en ellos un 66% de las afectadas sobrevive más de cinco años después de tratar el mal.

En Chile los panoramas no son mucho más alentadores, el cáncer de cuello uterino es la quinta causa de muerte de las mujeres. Sin embargo, durante los últimos veinte años las políticas terapéuticas han llevado a disminuir considerablemente el fallecimiento de mujeres afectadas por este tipo de cáncer.

Desarrollo de la enfermedad
El cáncer de cuello uterino está asociado de manera directa con el desarrollo del virus de papiloma humano. La inmensa mayoría de mujeres expuestas al virus de papiloma humano desarrollan una infección transitoria y luego se hacen negativas a éste; sin embargo, en otras mujeres el virus es de alto riesgo y persiste meses o incluso años elevando las posibilidades de padecer carcinogénesis viral. El organismo de estas mujeres se vuelve incapaz de controlar el virus localmente.

Debido a la estrecha relación que existe entre el virus de papiloma humano –causa- y el cáncer de cuello de útero –consecuencia- se han desarrollado diversas acciones preventivas frente a esta violenta enfermedad.

Métodos de prevención
Para la prevención primaria contra el cáncer de cuello de útero existe una vacuna de tipo virus-símil que posee la característica de generar anticuerpos capaces de neutralizar el virus de papiloma humano, formando los anticuerpos necesarios para contrarrestar la acción del virus, sin generar la enfermedad.

La vacuna preventiva sumada a medidas secundarias de prevención, tales como los controles médicos oportunos, podrían llegar a prevenir hasta un 90% de las muertes provocadas por este cáncer.

Vacunación y adolescencia
Antes de implementar la vacunación como un programa de salud pública los debates respecto a su costo-beneficio son variados. Existen grupos, basados en los resultados arrojados por las investigaciones científicas, que apoyan la utilización de la vacuna como método preventivo; mientras otros son férreos oponentes a su utilización masiva por considerarlas nocivas para la salud.

Otro de los debates recae en la edad ideal para suministrar la vacunación. A quién y a qué edad vacunar son unas de las preguntas que la comunidad científica ha debido resolver durante los últimos años.

La elección apunta a un rango etario de preadolescentes y adolescentes, pues al vacunar a la población femenina antes del inicio de la actividad sexual se evita la exposición al virus.

Sexualidad adolescente en familia
Informar a las mujeres respecto a la existencia del virus de Papiloma Humano y sus formas de contagio es un deber en conjunto. Familias, establecimientos educacionales y centros de salud deberían operar como un gran todo capaz de transmitir información adecuada para disminuir los riesgos de exposición al virus.

Nuevamente las conversaciones abiertas respecto a la sexualidad y la importancia de inculcar la protección para el desarrollo de una vida sexual plena y saludable se tornan de primera necesidad. Las adolescentes deberían estar al tanto de que las relaciones sexuales sin protección no sólo las pueden llevar a eventos como embarazos no deseados o enfermedades de transmisión sexual, sino también las expone a un virus que se transmite por vía sexual y que, en el futuro, las puede llevar a enfermar de un cáncer altamente mortal.

Más sobre Adolescencia

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X