Jóvenes obesos hoy: ¿Adultos enfermos mañana?

Los índices nacionales nos ubican entre las poblaciones con más obesos en población infantil. En una sociedad que envejece de manera acelerada, estos indicadores nos pueden estar contando una mala crónica del mañana.

Guía de: Adolescencia

Se entregaron nuevos índices de obesidad en nuestra población más joven. La curva nuevamente va en ascenso, en una pendiente que parece desacelerarse, pero nunca detenerse… de esa forma, pasamos lentamente de superar la desnutrición a ser uno de los países con más cantidad de infanto-adolescentes obesos en el mundo.

Si bien el paso de un 9,8% al 10,3% en índice de sobrepeso, no es un alza estadística “dramática”, sí nos hace atravesar por primera vez el umbral de las dos cifras, en la que uno de cada tres niños ingresa a la educación básica con algún tipo de sobrepeso.

Jóvenes obesos

Foto: Reuters

La gravedad es tal, que en la actualidad, nuestra población más pequeña –lactantes- ya presenta signos de sobrepeso, la razón: los expertos plantean desde políticas públicas que no han sido bien ejecutadas, hasta individuos que no se hacen responsable de su propia alimentación.

Impacto del etiquetado

Mucho se ha oído de la Ley Súper 8, iniciativa que actualmente espera la firma presidencial para ser implementada (mes de julio). El tema del etiquetado de los alimentos, era esencial –a juicio de los expertos- para que los consumidores se hicieran responsable de la elección de sus alimentos.

La idea inicial incluía un etiquetado visible, que dejara en evidencia cuando un alimento tuviera índices elevados de sodio, azúcar y grasas saturadas, situación que posterior a los cambios sufridos en su periodo de aprobación, terminó convertido en pequeños módulos informativos, dispuestos en cualquier zona del envase del producto, que pasarán inadvertidos para la mayoría de los compradores.

Pero, por qué se plantea de vital importancia ser claro con las cantidades de estos componentes: Médicos y presidentes de sociedades científicas señalan que la advertencia sería clave para que muchos adultos decidieran no adquirir determinado alimento y de esta manera disminuir el consumo de ellos, en infantes y adolescentes, reduciendo así –en algún grado- los preocupantes índices de obesidad nacional.

Problema a futuro

En una población que envejece, ya conocimos cifras que indican que la pirámide poblacional está redistribuyéndose, Chile en algunos años tendrá la misma cantidad de niños nacidos que de adultos mayores.

En indicadores de salud, el principal problema de ese panorama, es la gran cantidad de enfermedades asociadas al envejecimiento, cuya tasa crece de manera importante, si pensamos que los adultos mayores del mañana son niños y jóvenes obesos de hoy.

Diabetes, hipertensión, hígado graso, patologías cardiacas, problemas respiratorios, son sólo algunos de los escenarios que se avecinan si no se frena y revierte el alza de los números de obesidad.

Factores Ambientales

Que la obesidad es una afección mundial, es conocido por todos. Un mundo que aprendió a vencer la desnutrición –no en todos los países- tiende peligrosamente a enfermarse de gordura.

La falta de tiempo, el creciente sedentarismo y principalmente los malos hábitos alimenticios con los que se está educando a los niños actuales, representan las principales causas del problema.

Hacerles frente, parece ser una decisión individual. Sin embargo, en una sociedad que tiende a fomentar estos malos hábitos, se pone cuesta arriba el poder revertir rutinas en el seno familiar.

Nada es imposible. Existen programas dedicados a vivir sano (elige vivir sano, por ejemplo) y miles de consejos y alimentos que contribuyen a mantener índices adecuados de grasa corporal, temas a considerar –sobre todo en invierno- donde por desinformación, tendemos a consumir una mayor cantidad de alimentos ricos en sodio, azúcar y grasas saturadas.

Más sobre Adolescencia

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X