Inicio » Alma »

Cuando tú sanas, el mundo entero sana contigo

En la maestría de Reiki, la enseñanza más importante es que si quieres ayudar a otros, lo primero es ayudarte a ti mismo.

Guía de: Alma

“Aquel que desee convertirse en maestro del hombre, debe empezar por enseñarse a sí mismo antes de enseñar a los demás, y debe enseñar primero con el ejemplo antes de que lo haga verbalmente. Pues aquél que se enseña a sí mismo y rectifica sus propios procedimientos, merece más respeto y estimación que el que enseña y corrige a otros, eximiéndose a él mismo”
Khalil Gibran

sanas-mundo

En los niveles superiores de conciencia, luego que se ha hecho un trabajo consciente y sostenido sobre uno, que no es lo mismo, -ojo, no es lo mismo- que turismo esotérico, se descubre que no hay nada más importante en el camino espiritual que mirarse y sanarse a sí mismo.

Déjame mostrarte. ¿Si estuvieras queriendo dejar de fumar, por ejemplo, irías a la consulta de un terapeuta que fuma? Un dentista puede tener una carie, o dos, pero no la boca llena de ellas, como tan ilustrativamente señala una de mis maestras. Lo mismo pasa con el mundo espiritual, cada vez más lleno de “facilitadores” que miran a otros, pero no se miran.

En la maestría de Reiki la enseñanza más importante, es que si quieres ayudar a otros, lo primero es ayudarte a ti. En el sagrado camino del Tarot, el mensaje central es hazte cargo de ti mismo, por eso, quien entiende al primer Arcano, El Mago, lo entiende todo.

Lo dijo hace más de dos mil años el maestro de maestros, Jesús, el Cristo: ama a los demás como a ti mismo. Como te amas a ti, con tus luces y también con tus sombras.

Para encontrase hay dos tareas imprescindibles:

La primera, bucear en nuestras profundidades, en nuestras oscuridades abismales, porque solo allí es donde florecerán los amaneceres.Todos los hombres y mujeres sabias están de acuerdo en que hay que mirar la propia sombra.

La segunda, soltar las creencias, o al menos revisar por qué nos convienen. Si te cuesta el compromiso contigo o con los demás, el desapego budista te vendrá de perilla. Si buscas siempre la aprobación de los otros, porque en el fondo quieres que te quieran, el camino del servicio cristiano puede ser otro nudo ciego.

Si te mientes está bien, pero sé consciente de que te estás mintiendo. Eso también es ser honesto contigo mismo.

Cuando tú sanas, el mundo entero sana contigo. Somos Uno.

Más sobre Alma

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X