Inicio » Alma »

El despertar espiritual: una constante y ancestral invitación

Es acerca de estar presente, olvidando tu historia épica del pasado y futuro.

Guía de: Alma

Curso de Religiones Comparadas en Haciendo Sagrado lo Cotidiano, el centro que dirijo. Judaísmo, Cristianismo, Islamismo, Budismo, Hinduismo, Taoísmo y más.

Me gusta la espiritualidad, sea cual sea, que es algo mucho más profundo que cualquier credo o religión, pues, finalmente, lo importante es la relación con la divinidad o nuestro ser superior, relación, que como cualquier otra, se cuida y se cultiva.

despertar-espiritual

Por eso no importa si eres cristiano, judío, budista, sufista, panteísta o wiccano. Si adoras a Dios o a la Diosa, a Jesús, a Yavhé, a Alá o al Gran Espíritu que vive en todas las cosas, al Maestro Universal o al Arquitecto de los Mundos, porque todos los dioses son un solo Dios.

Lo sustancial es el  DESPERTAR ESPIRITUAL, que como bien señala el astrofísico y buscador espiritual Jeff Foster, “no es un estado, una experiencia o una meta para alcanzar en el futuro. Como enseñó el Buda, no se trata de una victoria o un logro sobrehumano. No tienes que viajar a la India para encontrarlo. No se trata de un estado especial de perfección reservado para seres iluminados, para aquellos que tienen suerte o para unos pocos privilegiados. No se trata de una experiencia fuera del cuerpo, y no implica vivir en una cueva, ni desapegarse de las realidades de este mundo. No puede ser transmitido por un gurú sofisticado, tampoco es algo que se te pueda quitar o algo que puedas perder. No te tienes que convertir en discípulo o seguidor de nadie.

Es una constante y ancestral invitación  a lo largo de cada momento de tu vida – a aceptarte a ti mismo exactamente como eres, con todas tus gloriosas imperfecciones. Es acerca de estar presente, olvidando tu historia épica del pasado y futuro (“la historia de mi vida”) y estar presente para este precioso momento, sabiendo que incluso tus sentimientos de falta de aceptación son aceptados aquí. Es acerca de abrirte radicalmente a este extraordinario regalo de una vida, abrazando tanto el dolor como la alegría, la felicidad y la tristeza, el éxtasis y el agobio. Sabiendo que eres la vida misma – inmenso, vivo, libre – nunca separado de la Totalidad.

El despertar no es un destino – es tu derecho de nacimiento, tu naturaleza”.

Más sobre Alma

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X