Inicio » Alma »

El Tarot: un camino alquímico

El libro, hoy convertido en baraja, muestra 22 formas de entrar en la espiral evolutiva, o lo que es lo mismo, convertir, como querían los alquimistas, el plomo en oro.

Guía de: Alma

Existen diversas teorías sobre el origen de las bellas y enigmáticas ilustraciones que conforman la baraja llamada Tarot.

Las fuentes arcaicas aluden al legado de los egipcios, al libro de Toth especificamente. Algunos, yendo todavía más lejos, piensan sería herencia de los antiguos atlantes, quienes lo habrían recibido a su vez de seres extraterrestres. Las fuentes cercanas postulan que las láminas habrían aparecido en comunidades esotéricas a principios de la Edad Media, en el sur de Francia, difundiéndose por toda Europa, a partir de tribus nómadas de gitanos.

el-tarot

No hay acuerdo al respecto, aunque sí en que el Tarot proviene de maestros espirituales quienes guardaron en las simbólicas imágenes conocimientos esotéricos y herméticos.

La tesis que a mí me gusta enarbolar, es aquella que sostiene que alguna vez el Tarot fue un libro de Sabiduría revelada, convertido inteligentemente en naipe, para ser salvado de la hoguera.

Así, hoy, el Tarot es una baraja oracular compuesta de 78 cartas, divididas en 22 Arcanos Mayores y 56 Arcanos Menores. Los Arcanos Mayores representan arquetipos universales por los cuales transitamos a lo largo de la vida. Los Menores, en cambio, se relacionan con aspectos más cotidianos y concretos del quehacer diario. Entre ellos están los palos de Bastos, Copas, Espadas y Oros, representando a los cuatro elementos, respectivamente; Fuego, Agua, Aire y Tierra. En este grupo se encuentran también las dieciséis láminas llamadas “Cartas de la Corte”, funcionando todas, mediante el estudio, la meditación y la relación de sus imágenes, como una poderosa via que proporciona valiosísimos mensajes de autoconocimiento y ascenso espiritual.

Es importante subrayar que el Tarot es una herramienta de interpretación y no de decretos. Así, el futuro en nuestras vidas, lo vamos construyendo día a día, a través de nuestras acciones, nuestros pensamientos y nuestras emociones.

El libro, hoy convertido en baraja, muestra 22 formas de entrar en la espiral evolutiva, o lo que es lo mismo, convertir, como querían los alquimistas, el plomo en oro.

Mucho se ha escrito sobre este verdadero catecismo ilustrado que es el Tarot y mucho se seguirá escribiendo y develando. Un libro bello, que como un océano insondable, cuenta una historia cuya culminación es la unión de las polaridades, el principio sagrado que es la base del universo, la danza cósmica HACIA EL UNO, la impronta que nos curará.

Como no puedo pararme en mitad de la calle con pancartas que digan ¡Despierta! ¡Mírate! ¡Conócete a ti mismo! , hago clases y lecturas de Tarot.

Más sobre Alma

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X