Inicio » Alma »

¡Gracias por todo Año Viejo! ¡Bienvenido Año Nuevo! Un ritual personal de fin de año

Ritual arcangélico para despedir 2015 y abrazar 2016.

Guía de: Alma

Queridos lectores de Guioteca Alma, deseando que hayan tenido una Navidad llena de renaceres, comparto con ustedes mi ritual personal de fin de año, inicialmente publicado en mi página Haciendo Sagrado Lo Cotidiano.

Aunque todo momento es bueno, esta época del año es muy propicia para agradecer lo vivido y sembrar lo porvenir.

Inicia el proceso en nombre de DiosDiosa, de lo más grande, de lo que vive en todo y en todos, llamando a Miguel, para toda protección.

Realiza una limpieza profunda de tu casa que incluya bodega y clósets y deshazte de todo lo que ya no uses. Luego puedes sahumar con ruda, romero y salvia si así lo deseas, y poner flores y frutas frescas invocando a Uriel en señal de abundancia. A continuación, prepara un sencillo altar, con los cuatro elementos.
ano-nuevo

 

Pon en él, una vela rosada para representar al fuego, una copa con agua, un cuchillo, una pluma o incienso para el elemento aire, y una maceta con una flor que te guste para simbolizar la tierra. Ten a mano también, papel, lápiz y un cuenco para quemar.

Con la vela rosada encendida, agradece con amor todo lo vivido este año que se va, incluso las experiencias dolorosas o desafiantes, que sin duda te dejaron en un nuevo nivel de conciencia y escríbelas. Invoca a Chamuel, ángel del amor, para que te asista en este proceso y luego quema en la llama de la vela el papel.

Luego, visualiza el rayo verde de Rafael, y toma la copa con una de tus manos, y con la otra mojas levemente tus dedos y haces el gesto de lavar las heridas de tu corazón. Si así lo sientes, pon un poquito de agua en tu tercer ojo o en cualquier otro lugar que quieras sanar.

Ahora conéctate con Gabriel y pídele que te ayude a manifestar tus deseos, a comunicarlos bien, para tu más alto propósito , y los escribes. Este papel, debes llevarlo contigo escondido en tu ropa, la noche del 31 a la hora de la celebración.

Finalmente, entierra las cenizas del primer papel que quemaste, en la planta, visualizando un rayo dorado entrando por tu coronilla pidiendo a Jofiel discernimiento y a Zadquiel que con su llama violeta te ayude a transmutar cualquier situación que te aleje de tu camino evolutivo.

Finaliza el ritual con una oración personal dando gracias a los siete Arcángeles, rociando agua de rosas o cualquier otro aroma dulce que te guste.

Más sobre Alma

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X