Inicio » Alma »

La importancia de callar, una forma sabia de recoger en paz los frutos esperados

Como si no bastara con los miedos y las inseguridades propias, flota en el ambiente algo así como un ego colectivo al que no le gusta vernos felices.

Guía de: Alma

Ayer conversábamos con un muy querido amigo astrólogo acerca de cómo, a veces, vamos callando en la vida.

En algunas ocasiones, porque en ciertos grupos con los que históricamente nos hemos relacionado, -la familia, amigos de años-, nos vamos sintiendo inadecuados, o en vibraciones muy diferentes. Entonces, para no volvernos un extraterrestre en nuestro propio terruño, nos silenciamos.

Callar

Foto: J. Alfaro garcía

Otras veces, para no sentirnos heridos. Como si no bastara con los miedos y las inseguridades propias, flota en el ambiente algo así como un ego colectivo al que no le gusta vernos felices. Entonces va y arremete: “Pero, y con ese trabajo tuyo, ¿ganas dinero?”; “¿Cómo vas a aceptar una relación así, acaso ya no has sufrido lo suficiente?” ;”¡Qué ingenua eres!, pon alarmas y protecciones en tu casa, ¡los ángeles no existen!” ;”¿Dios? Es un amigo imaginario…”

Ya no se tiene ganas de responder que uno trabaja feliz en el mundo de la colaboración, del servicio, de la autorrealización, donde el dinero no es un tema; que si una es feliz con su relación, no puede definirla ni menos quedar atrapada por lo que otras personas piensan “es lo correcto”; y que una no “cree” en Dios, sino que una “sabe”, porque ha tenido la experiencia.

“Dale, escribí sobre eso”, me alienta mi hermano de alma, con su adorable tono argentino.

Y sí, Juanma, me hace tan bien escribir sobre esto, me sana, me centra, me vuelve al camino. Porque cuando uno está conectada a La Fuente, intentando hacer de cada día un cotidiano sagrado, sabe que existe un  sendero que ha de seguirse, aunque los demás no lo vean, ni menos lo entiendan. Que uno siempre debe decidir por lo que a uno le haga feliz. Que se debe escoger con el corazón, y en eso no transar, así se caiga el mundo a pedazos, le guste a quien le guste.

Ya decía Eliphas Levi en La Clave de los Misterios: “…la valentía unida a la inteligencia es la madre de todos los éxitos en este mundo, para iniciar, uno debe conocer, para cumplir uno debe querer, para querer realmente hay que atreverse, y para recoger en paz los frutos de la propia audacia hay que mantener silencio…”

Osar. Querer. Saber. Callar.

Más sobre Alma

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X